SOS UNA IMPOSTORA? | Sos Magia!

SOS UNA IMPOSTORA?

Sos una impostora?

Hoy te quiero hablar del síndrome del impostor

Por qué quiero hablar de esto? 

Porque según los expertos afecta a un 70% de la gente y especialmente a las mujeres, así que es posible que lo estés viviendo y tal vez no lo sepas o si sabés que te afecta, tal vez  creas que no tenés herramientas o que es algo que no podés modificar.

QUÉ ES?

En caso de que no lo conozcas, quiero contarte que se trata de un síndrome (conjunto de síntomas) que impiden que la persona que lo padece, sienta que merece lo que logró como resultado de sus propias habilidades o de sus propios esfuerzos

Las que lo padecemos, nos sentimos inadecuadas y dudamos de nosotras mismas, teniendo tal vez la fantasía de que en algún momento, alguien descubrirá que somos un fraude. Unas impostoras. 

Tal vez “se den cuenta” de que no somos tan inteligentes, o no sabemos tanto, o no seamos tan buenas haciendo lo que hacemos.

Solemos no dar mucho valor a nuestras habilidades o a nuestro trabajo y creer que cuando algo sale bien (especialmente en la vida laboral), tiene que ver con la suerte.

También podemos creer que nuestros logros, no son lo suficientemente buenos.

Algunas frases típicas que nos decimos las mujeres con este síndrome ya sea en voz alta o en nuestros pensamientos pueden ser:

  • "soy una farsa/un fraude y en algún momento se van a dar cuenta"
  • "esto puede dar la impresión de que soy más buena de lo que en realidad soy" / "no soy tan buena"
  • "tuve suerte"
  • "si yo lo hice, cualquiera puede hacerlo" / "estoy segura de que vos lo hubieras hecho igual o mejor"
  • "tuve mucha ayuda y en definitiva lo logré por eso"
  • "tengo contactos"
  • "tengo que trabajar mucho más fuerte ahora para que no se den cuenta"

En estos ejemplos, como verás, la persona no se hace cargo de lo que logró. No se apropia. No disfruta de sus logros.

Te invito a pensar en la última vez que algo salió bien a nivel laboral. 

Puede ser que hayas ganado un cliente, que hayas hecho una buena presentación, que hayas cerrado una negociación, que hayas tenido una evaluación positiva por parte de tus superiores, lo que sea. 

Identificá una situación específica en la que fuiste valorada positivamente por algo que hiciste en el trabajo,

  • cómo recibiste el cumplido?
  • qué pensaste al respecto?
  • en qué medida merecías ese reconocimiento?
  • a qué se debe que lo hayas hecho bien?
  • cómo te sentiste?

CUÁNTO CUESTA?

Lo que habitualmente sienten las personas que padecen este síndrome es ansiedad porque básicamente tienen miedo de ser descubiertas

Esta ansiedad, entre otras cosas, hace que:

  • no disfruten ni compartan demasiado sus logros > porque en realidad no lo merecen o no son responsables de ese éxito de alguna manera
  • se exijan de más en el trabajo > porque no están a la altura
  • no compartan lo que les pasa > creen que sólo les pasa a ellos
  • no se animen a exponerse > porque habrá más chances de que los descubran

Si te sentís identificada, te pregunto:

  • cómo te sentís vos en relación a tus éxitos?
  • qué cosas hacés o no hacés cuando te sentís de esa manera?
  • qué te estás perdiendo al no hacerte cargo de las cosas que hacés bien y de los elogios que recibís?
  • cuál es el costo para vos de no trascender este miedo?
  • cuál puede ser el costo para vos de no trascender este miedo en 10 años?

Tal vez, el costo es dejar de hacer cosas que realmente te importan porque implican exponerte. Tal vez, el costo que pagues es trabajar el triple porque en el fondo no te sentís lo suficientemente capaz. Tal vez, el costo sea, no disfrutar de lo que lográs y realmente querés. 

Entonces, te pregunto,

  • estás dispuesta a pagar este costo para que no te descubran, para que no se den cuenta?

Te invito a tomarte un minuto para responderte esto. 

Lo que respondas está bien y te propongo que lo tomes como una invitación a conocerte más y ser consciente no desde el juicio sino desde la curiosidad 

CUÁNTO REDITÚA?

Por otro lado, hay un tema que siempre me resulta intersante explorar y es el de los beneficios secundarios.

De forma simple, un beneficio secundario es la razón por la que sostenemos conductas o patrones que son incómodos para nosotras. 

No mantenemos esas conductas disfuncionales porque tenemos impulsos de sabotaje y autodestrucción?

Yo creo que no! Creo que lo hacemos porque tenemos una razón más fuerte, un beneficio secundario 

Puede ser que sostengas esa conducta o patrón porque por ejemplo hay algo que conseguís a través de esta conducta que necesitás, deseás o te da algún tipo de placer.

También puede ser que sostengas esa dinámica porque hay un dolor o incomodidad mayor que estás evitando al hacerlo.

Por ejemplo, por mucho tiempo tuve el deseo de compartir estas herramientas con otros. Sin embargo no lo hice por miedo. Este no hacerlo (mi conducta), me estaba evitando enfrentarme a ese miedo e incomodidad (el beneficio) que durante ese tiempo fue mayor que mi deseo de compartir.

Deseo de compartir > Miedo > No lo hago > Beneficio = no sentir miedo

++ Deseo de compartir > Miedo > Lo hago > Beneficio = compartir

  • qué beneficio te aporta esta forma de pensar y actuar?
  • cuál es el resultado positivo que obtenés?
  • cuál es el resultado negativo que evitás?
  • cómo podés obtener el mismo beneficio, con una estrategia más ecológica que no tenga un costo tan alto para vos?

Posiblemente, tu respuesta gire en torno a sentirte “más segura”. Si es así, posiblemente puedas pensar e implementar alguna otra estrategia que te permita estar “más segura”. 

Cómo es para vos?

CUÁLES SON LAS CLAVES?

Desde mi punto de vista, lo más importante a tener en cuenta sobre este síndrome es esto:

  • en algún momento de nuestra vida, aprendimos que no somos lo suficientemente buenas y por eso desarrollamos este miedo a que otros se den cuenta y estas estrategias para evitarlo (compuestas principalmente por comportamientos que son impulsados por pensamientos, emociones)
  • ya no somos esas (niñas tal vez) que aprendieron que no eran lo suficientemente buenas, ahora tenemos muchos más recursos y posibilidades, y además, podemos redefinir lo que significa ser suficientemente buenas en algo
  • es una ilusión > sentimos miedo y lo que hace el miedo es crear fantasías de cosas que pueden suceder pero que no están sucediendo en realidad
  • lo padecemos una mayoría y aún así, lo vivimos en soledad
  • tiene un alto costo para cualquier persona que lo padezca, ya sea en las cosas que logra o se anima a hacer, en cómo vive emocionalmente sus éxitos o en el nivel de exigencia que se impone internamente

ALGUNAS ESTRATEGIAS PARA “IMPOSTORAS”

Te quiero compartir aquí algunas estrategias que me han servido a mí personalmente y a otras “impostoras”

1. OBSERVAR PARA ENTENDER

A algunas personas les cuesta bastante identificar lo que piensan (a veces porque piensan a gran velocidad -generalmente en imágenes-, a veces porque se trata más de una sensación que de un pensamiento “en palabras”). 

Tranquila! Lo importante es que puedas poner luz donde no la hay 

Te invito a que la próxima vez que recibas un elogio por haber hecho algo bien, te observes y registres:

  • qué pensás > todo lo que pensás, la verdad de lo que pensás sin filtros. No lo tenés que compartir con nadie y es importante que vos lo veas!
  • qué sentís > la emoción en una palabra
  • cómo actuás > qué hiciste y qué no hiciste cuando recibiste ese elogio
  • cuál fue el resultado de esas acciones en el momento
2. COMPARTIR

Una de las características de cualquier conflicto es que al no ser compartido crece, algunas veces creando síntomas (físicos o comportamentales).

Este síndrome en particular, tiende a vivirse en solitario y quienes lo padecemos, sentimos que somos las únicas en el mundo que nos sentimos así (aunque seamos como el 70%!) y esto aumenta la presión.

Incluso muchas, sentimos vergüenza de sólo pensar en compartir esto!

En la oscuridad parece inmenso y cuando lo iluminamos, nos damos cuenta de que no hay tanto que temer en realidad 

Te invito a pensar con qué persona sentís la confianza suficiente para abrir tu corazón y contarle todo realmente como te pasa o lo sentís.

Cuando tengas claro quién es esa persona en tu vida, te propongo que hagas un acuerdo con ella para poder hablar de esto. 

Pueden establecer un código para que cuando la necesites, tenga claro de qué se trata. 

Es importante que te escuche realmente (que te permita decir lo que te pasa e incluso que te ayude con preguntas si es posible), que no te juzgue y si está bien para vos, puede recordarte lo buena que sos en lo que hacés para ayudarte a verlo en ese momento en que tal vez no lo tengas tan presente.

Si te ayuda, podés compartirle este artículo para que pueda tener un poco de contexto sobre el pedido y no crea que enloqueciste 

La vergüeza y esta sensación de sentirte una “impostora” bajan muchísimo al ser expuestas y compartidas con otro. 

Confiá en mí! 

  • quién puede ser tu compañerx de aventura?
  • qué persona de tu entorno, puede estar necesitando que vos le recuerdes que no es una "impostora"?
3. PONÉ EL FOCO EN OTRO Y EN CONECTAR

Esta es una estrategia que usan mucho las personas que quieren hablar en público, pero es útil en cualquier situación en la que sientas que te estás exponiendo.

Si ponés el foco en vos misma, teniendo miedo de hacerlo mal o de que “te descubran”, es posible que lo que hacés para los demás no sea tan bueno como podría ser.

Cuando ponés el foco en las personas a las que querés llegar, en conectar con ellas y en lo que les querés aportar, tu miedo ya no es tan importante y lo que generás y das suele ser mucho mejor.

  • a quiénes querés servir o aportar valor?
  • cómo querés hacerlo?
4. REGISTROS

Hay algunas personas a las que les es super útil tener un registro de éxitos, valoraciones positivas y elogios que recibieron

También aquí podés apelar a esa persona que te conoce y te quiere para recordarte que sos realmente buena 

5. DIARIO DE AUTO-ELOGIOS

Hay una técnica que aprendí hace poco tiempo y que me resultó muy útil en mi propio camino. 

Se trata de que todos los días, escribas en un diario 10 auto-elogios. 10 cosas que hiciste bien. 10 cosas que sos que te gustan. 10 razones por las que te apoyás y creés en vos.

6. ANTICIPATE

La última estrategia que quiero compartirte hoy es la de anticiparte visualizando con todo el detalle que puedas, que recibís un elogio por haber hecho un gran trabajo

Visualizá que el que te lo dice te sonríe. Sentí como vos misma sonreís al recibir ese elogio y sentí interiormente cómo te hacés cargo de ese éxito. Tal vez sea con palabras, tal vez sea una sensación.

Te invito a que encuentres una frase, un mantra, o una palabra; algo distinto a lo que te decís siempre, que te permita recibir y acoger ese elgogio. 

En tu visualización, dejá entrar ese elogio. Permitilo. Dejá que las palabras de la otra persona, vibren en cada célula de tu cuerpo. Dejá que el elogio te atraviese. 

Sentí en tu cuerpo la alegría de recibir el reconocimiento de otra persona por tu trabajo y date también vos a vos misma ese reconocimiento.

Cuando visualizamos algo de forma anticipada, estamos entrenando a nuestro cerebro para que llegado el momento, tenga otro repertorio de conductas y reacciones más saludables o por lo menos más funcionales para nosotras

Practicalo las veces que lo necesites!! 

Cuanto más seguido lo puedas imaginar, más fácil para vos va a ser recibir el próximo elogio de forma genuina y sin resistencias 

Hoy vimos qué es el síndrome del impostor y cómo se manifiesta, exploramos cuáles pueden ser los costos y los beneficios, y también te compartí 6 estrategias que resultan muy útiles a la hora de empezar a trabajar con él.

De esto que hablamos hoy,

  • qué te pareció lo más interesante y te llevás de este tema?
  • cómo lo vas a implementar en tu vida específicamente?

Deseo que realmente puedas darte cuenta de que en realidad se trata de una ilusión y de que no sos una impostora. Ojalá te des cuenta de que sos la versión auténtica, la mágica 

Si tenés alguna amiga “impostora” o conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema del síndrome del impostor, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o enviarme un mensaje aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!