COMUNICACIÓN NO VIOLENTA | Sos Magia!

MEJORÁ TUS RELACIONES CON LA TÉCNICA DE LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA

Comunicación No Violenta

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Hoy te quiero compartir una técnica para mejorar la comunicación entre dos partes. 

Se aplica en negociaciones incluso a nivel diplomático y más allá de que es super efectiva, personalmente me parece muy interesante y profunda busca que consigamos lo que necesitamos a través de la conexión con el otro 

CUÁNDO USAR LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA (CNV)?

Podés usar herramientas (sueltas) de la comunicación no violenta que te voy a compartir más adelante y también podés aplicarla como técnica completa.

Está recomendada para situaciones en las que hay conflicto o necesitamos negociar algo con otra persona. Necesitamos que esa persona haga algo para nosotras.

Es útil en el trabajo, en la pareja, con los padres, con los hijos, con los amigos.

En grandes negociaciones interviene un mediador formato en esta técnica pero también la podemos aplicar directamente. 

En cualquier tipo de vínculo 

EN QUÉ CONSISTE LA CNV?

Se trata de conectar realmente para poder satisfacer nuestras necesidades.

Hay diferentes formas en las que en una relación podemos satisfacer nuestras necesidades. A grandes rasgos sería algo así:

  • Vos satisfacés mis necesidades y yo satisfago las tuyas > en este modelo somos dependientes uno del otro. Si el otro no quiere satisfacer mis necesidades estoy en problemas. Es el modelo más infantil de alguna manera porque pone toda la responsabilidad de la satisfacción de las necesidades afuera.
  • Vos satisfacés tus necesidades y yo satisfago las mías > en este modelo somos "independientes" o por lo menos autodependientes en el sentido de que cada uno se las ingeniará para satisfacer sus necesidades. Este es un modelo más maduro y más efectivo desde el punto de vista de la satisfacción de las necesidades porque si el otro no quiere satisfacer mis necesidades, no pasa nada.
  • Juntos satisfacemos nuestras necesidades > en este modelo somos interdependientes. Dependemos por diferentes motivos el uno del otro pero trabajamos juntos con la intención de estar bien ambas partes en una relación simétrica en cuanto a la satisfacción de necesidades.

La comunicación no violenta es una técnica que sirve para el tercer modelo en el que por diferentes razones sí dependemos en parte del otro y el otro depende de nosotras también en un punto.

PREPARACIÓN

Para prepararte para una comunicación no violenta, podés simplemente hacer tu parte y liderar la conversación conociendo de qué se trata la técnica y cómo hacerlo

Esto a mí personalmente me funciona muy bien 

Otra alternativa es tener una conversación previa con la otra parte (siguiendo estas pautas que te comparto aquí para prepararse), en la que puedan establecer ciertas pautas sobre cómo se van a comunicar a partir de ahora para que la comunicación sea efectiva y segura para ambos.

Esta técnica entonces requiere ciertas condiciones:

LA EXPRESIÓN HONESTA Y LA RECEPCIÓN EMPÁTICA

Básicamente que ambas partes estén dispuestas a abrirse. A contar y a escuchar. A conectar.

Es posible que no sepas si la otra parte está dispuesta. 

En cualquier caso, lo importante es que vos evalúes si estás dispuesta a expresarte honestamente y a recibir con empatía lo que el otro pueda compartir con vos 

SUSPENDER LAS ACCIONES HOSTILES

Para crear un marco seguro para ambas partes, es importante dejar de lado ciertas cosas. Suspenderlas aunque sea. Hacer una tregua 

Más allá de lo que haga el otro, vos podés suspender estas acciones de tu parte. 

Acciones hostiles pueden ser:

  • las acusaciones > cuando le echamos la culpa al otro de lo que nos pasa o por ejemplo cuando le adjudicamos intenciones que no sabemos en realidad si tiene (creemos que podemos leerle la mente).
  • los juicios > las opiniones negativas sobre el otro funcionan como disparadores de enojo e incluso violencia para la otra persona.
  • las comparaciones > que tienen como objetivo mostrar algún aspecto negativo de la otra parte
  • las exigencias > lo que exigimos y demandamos que la otra parte haga como si no tuviera voluntad propia.
  • el enojo > desde el enojo nos es muy difícil la empatía y también es muy común que desde el enojo tengamos el impulso de castigar al otro

Para qué suspender las acciones hostiles?

No es un capricho espiritual.

Suspendemos las acciones hostiles para que la conversación sea más efectiva.

Nuestro objetivo es poder ESCUCHARNOS.

Ya nos ocupamos de estar abiertas a expresarnos honestamente y a escuchar empáticamente en el punto anterior. 

Suspender las acciones hostiles tiene que ver con favorecer que el otro pueda sentirse lo suficientemente seguro como para escucharnos.

Si el otro siente que está en falta (porque lo acusamos o lo juzgamos negativamente por ejemplo) no va a ser capaz de escuchar lo que nos pasa porque va a entrar en modo defensivo.

Si el otro percibe que estamos enojadas, no va a ser capaz de escuchar profundamente lo que nos pasa porque va a entrar en modo defensivo.

Si el otro siente que le estamos exigiendo algo, va a ver dos posibilidades: someterse o rebelarse y tampoco va a escuchar profundamente lo que nos pasa.

En definitiva, si el otro no se siente a salvo, va a entrar en modo defensivo.

PASOS DE LA CNV

Los pasos de la comunicación no violenta son simples y requieren una cierta práctica.

1. OBSERVAR

El primer paso es distinguir lo que observamos.

Separar lo que es un hecho (algo que ocurrió en el mundo) de una interpretación (la explicación que doy a eso que ocurrió en el mundo).

Por ejemplo, el hecho no es que no me querés o que no te importo lo suficiente. El hecho es que hace 3 meses no me das un beso cuando te levantás.

El hecho no es que merezco un aumento. El hecho es que tuve mi último aumento hace 2 años.

Es muy importante al observar, ser muy específicas en lo que sucedió.

Para separar un hecho de una interpretación, me es muy útil pensar en la imagen que podría tomar una cámara de eso que pasó y mi descripción limpia de esa imagen. 

Sin interpretaciones, sin explicaciones, sin juicios.

Un tip: si te encontrás describiendo hechos con palabras como “siempre”, “nunca”, “a veces”, “generalmente”, “todxs”, “ningunx” tenés que saber que estás hablando de interpretaciones 

Los hechos son específicos y super concretos.

Si querés saber más sobre hechos e interpretaciones ingresá aquí.

2. SENTIR

El segundo paso es detectar cómo nos sentimos y poder expresarlo.

Aquí entra en juego lo que estamos interpretando de la situación así que también es interesante que tomes nota de esto.

Por ejemplo, “me siento enojada cuando hace 2 años que no tengo un aumento porque pienso que no valorás mi trabajo ni mi esfuerzo”.

Es importante poder separar lo que sentimos de lo que pensamos.

Lo que sentimos se resume en una palabra: enojo, bronca, tristeza, miedo, angustia, culpa, vergüenza, arrepentimiento, agobio, agotamiento, confusión, frustración, etc

Es importante que podamos nombrar nuestra emoción 

A veces por cuestiones de cómo fue evolucionando el lenguaje, en lo que decimos confundimos pensamiento y emoción

Por ejemplo cuando decimos “siento que no tenés en cuenta mis esfuerzos” estamos expresando un pensamiento, no una emoción. La emoción sería algo como la desvalorización en este ejemplo.

Expresar cómo nos sentimos, puede ayudar a resolver conflictos porque nos estamos abriendo al otro. Le estamos compartiendo nuestro mundo. Y el otro tiene más chances de comprender 

Una advertencia importante: las emociones nos las generamos nosotras mismas a partir de lo que pensamos, de las historias que nos contamos y de la forma en la que nos explicamos y sacamos conclusiones sobre los hechos. Somos responsables de cómo nos estamos sintiendo. Lo que hace el otro puede ser un disparador pero no es la causa de cómo nos sentimos. 

Compartimos para conectar, no para echar la culpa 

3. CONECTAR CON NUESTRAS VERDADERAS NECESIDADES

Olvidemos por un momento cómo creemos que se van a satisfacer esas necesidades y pensemos en cuál es la necesidad profunda.

En nuestro ejemplo, yo creo que la necesidad estaría satisfecha con un aumento (esa es la forma en la que creo que me sentiría satisfecha), pero la necesidad profunda es la de ser valorada.

Es importante detectar y compartir nuestra necesidad porque si nosotras no la conocemos y no la respetamos, es imposible que el otro la conozca y la repete

Si expresamos nuestras necesidades, tenemos más chances de satisfacerlas.

Las necesidades tienen que ver no solo con lo que nos urge y lo que tiene que ver con la supervivencia, sino también con nuestros deseos, con nuestros valores más profundos (lo que más nos importa)

En este punto entonces también conectamos cómo nos sentimos con la necesidad.

Por ejemplo, “me siento desvalorizada y yo necesito esa valoración en el trabajo”.

4. PEDIR

Aquí es importante pensar qué acciones concretas queremos pedirle al otro para satisfacer esta necesidad que tenemos.

El pedido tiene que ser claro y específico para que el otro pueda comprender exactamente qué le estoy pidiendo.

Aunque especialmente las mujeres creemos que así debería ser, la otra persona no puede leernos la mente. 

Necesitamos poner este pedido en palabras.

Para hacer el pedido ya dimos el contexto de lo que observamos (hechos), de cómo nos sentimos y de cuáles son nuestras necesidades.

Esto ayuda a que el pedido no parezca una exigencia.

Es importante que tengas muy claro que en un pedido, el otro SIEMPRE tiene que tener la posibilidad de decir que no

De lo contrario, se trata de una exigencia o una orden y como decíamos antes, si la otra persona siente que le estamos exigiendo, sólo va a percibir la opción de someterse o rebelarse.  

Te invito a que te preguntes si estás dispuesta a que el otro te diga que no antes de hacer el pedido. 

Que te diga que no, no quiere decir que la negociación terminó. Sólo dijo que no a una propuesta pero pueden pensar en otras opciones 

Por otro lado, es muy importante que hagas cualquier cosa que te ocurra para que la otra persona no tenga miedo al castigo o a las represalias

Por qué? Porque esto disminuye la buena voluntad.

No sirve un acuerdo en el que el otro se siente obligado porque aunque ahora obtengas lo que querés, más adelante puede haber consecuencias negativas.

Buscamos un acuerdo de buena voluntad. 

Te invito a preguntarte qué razones querés que tenga la otra persona para hacer lo que le pedís? 

Que no sea el miedo al castigo! 

Algo muuuuuy importante cuando hacemos un pedido, es verificar que el otro escuchó y entendió lo que yo le quise decir. Para eso, directamente le podemos preguntar qué entendió y que nos lo diga con nuestras palabras.

Si hay algún malentendido, es tu oportunidad de explicarte mejor! 

El simple ejercicio de verificar la escucha es impresionante y se usa mucho en resolución de conflictos.

Te invito a probarlo en todas tus relaciones 

5. NEGOCIAR

Ahora que expresaste lo que observás, cómo te sentís, cuáles son tus necesidades e incluso hiciste un pedido y te aseguraste de que el otro comprendió lo que querías decir, el siguiente paso es negociar y para eso, necesitás escuchar que le pasa al otro con todo esto que compartiste 

Le podés preguntar cómo ve lo que le contaste, le podés preguntar cómo se siente con lo que le dijiste y le podés preguntar si está dispuestx a satisfacer ese pedido.

Como decíamos antes, la persona puede decir que no y aquí es importante trabajar juntos en el diseño de una solución alternativa.

Esta solución alternativa, debe satisfacer tus necesidades y las de la otra parte.

La forma de encontrar esa solución alternativa es justamente quitar el foco de las maneras en que ambos creemos que se pueden satisfacer nuestras necesidades y en conectar con esas necesidades profundas.

Siguiendo nuestro ejemplo, tal vez la otra parte ahora no pueda darme un aumento pero si pueda decirme todo lo que valora lo que hago por la compañía y puede comprometerse a realizar ajustes escalonados en 2 meses, lo cual demostraría en definitiva que me está valorando. Y yo podría sugerir que las revisiones sean un poco antes y comprometerme a enfocarme en generar más ventas.

Más adelante te voy a compartir algunas sugerencias para escuchar 

6. AGRADECER

Este paso es super importante. 

Es una forma de valorar la disposición de la otra persona y es fundamental en una relación interdependiente.

Incluso ayuda a reforzar la posibilidad de una nueva forma de comunicarnos.

No agradecemos para manipular, agradecemos para celebrar.

Si la persona cumple con nuestro pedido, tenemos mucho que agradecer.

Si la persona no cumple con nuestro pedido pero diseña con nosotras una solución alternativa, también tenemos mucho para agradecer.

Nos registró. Nos escuchó. Conectó con nosotras. Nos vió.

Parecen cosas que todos deberíamos hacer todo el tiempo pero la verdad es que no es así. 

Y cuando la conexión sucede, es digna de celebración! 

SUGERENCIAS A LA HORA DE ESCUCHAR

Como sabemos, es importante una cierta apertura y disposición para tener una comunicación no violenta. 

Te quiero compartir algunas sugerencias en relación a tu escucha:

  • disponete a estar presente ahí con el otro. No estés pensando cómo responder cada cosa que dice. Escuchá de verdad
  • hacé preguntas para entender lo que necesites entender, no saques conclusiones
  • en lo que el otro dice, registrá qué hechos está considerando (qué observa), cómo se siente, qué necesita, qué está pidiendo. Si no lo está diciendo podés preguntarlo
  • tené en cuenta que cuando el otro hace un juicio negativo o da un mensaje intimidante está mostrando que ahí debajo tiene una necesidad insatisfecha y que no tiene las herramientas que necesita para poder satisfacer o pedir lo que necesita
  • recordá en cuenta que como el otro se siente no es tu responsabilidad. Somos responsables de nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras acciones
  • también es importante que registres qué te pasa a vos con lo que escuchás del otro
  • parafraseá lo que el otro dice con tus palabras para verificar tu escucha. Así también le das al otro la posibilidad de clarificar cualquier cosa que hayas entendido mal y podés estar segura de que no sacaste conclusiones anticipadas
  • es importante que valides lo que observa, siente y necesita el otro, y que valores el esfuerzo que está haciendo para compartirlo con vos. Podemos no estar de acuerdo y aún verlo con respeto y valoración
  • si estás enojada o la situación es muy intensa a nivel emocional, tal vez no sea el momento de hablar
  • tené en cuenta que cuanto más empatices con el otro más segura te vas a sentir y más herramientas vas a tener para esa conversación
  • podés detectar si el otro te está exigiendo en vez de pedirte si no te está dando la posibilidad de decir que no, si te juzga o te critica si decís que no, si hay alguna amenaza de castigo o si pretende hacerte sentir culpable
  • cuanto más escuchamos, más nos escuchan así que abrite profundamente a la escucha
  • escuchá el bien en la otra persona. Partí de la base de que es una buena persona, que tiene necesidades y le pasan cosas como a vos y que no conocés todas las variables como para juzgarla. Imaginate y partí del supuesto de que tiene buena intención.
  • si el otro te agradece, acogé ese agradecimiento. Recibilo y permití que te atraviese

Hoy hablamos muchísimo sobre esta técnica que amo y que quería compartir con vos porque es super útil a la hora de resolver conflictos. 

Hablamos de cuándo usarla, cómo prepararnos (disponernos a expresarnos honestamente y suspender las acciones hostiles). Hablamos también de cuáles son los 6 pasos para tener una conversación no violenta y también te compartí algunos tips rápidos para ayudarte a disponer tu escucha de la mejor manera.

De todo esto que hablamos hoy,

  • qué rescatás como lo más importante?

Deseo que tu vida esté llena de conexiones profundas, sanas y brillantes porque una de las cosas más lindas de esta vida es tocar y dejarnos tocar el alma por otros! 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa trabajar el tema de la comunicación con otros, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o ingresá aquí y seleccioná el horario que mejor te resulte para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!