LO QUE SÉ SOBRE TOMAR ACCIÓN | Sos Magia!

LO QUE SÉ SOBRE TOMAR ACCIÓN

Tomar acción

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Hoy te quiero hablar sobre tomar acción. 

Es un tema del que se habla mucho en coaching porque gran parte de lo que puedas trabajar a nivel intelectual, si no se convierte en una acción concreta, muchas veces se pierde.

Para que sea efectivo, cualquier aprendizaje que hagas, cualquier idea, cualquier insight que tengas, debe llevarse a la acción.

Al final de cualquier conversación de coaching, tu coach te va a invitar a que decidas que vas a hacer concretamente con respecto al tema que estás tratando y a que tomes un compromiso.

Al final de las sesiones de descodificación, es muy posible que tu terapeuta te invite a practicar un ejercicio para reforzar lo que se trabajó en sesión.

La acción se refiere al movimiento.

Tomar acción significa simplemente hacer algo. Moverte, aunque sea solo un paso en la dirección de lo que querés.

TIPOS DE ACCIÓN

Te quiero contar una distinción que a mí me es muy útil 

Existen diferentes tipos de acción en relación a tus objetivos.

ACCIÓN PASIVA

Antes que nada quiero aclarar una cosa para facilitar la comprensión de esta idea: cuando digo acción pasiva, no me refiero a que sea negativa de ninguna forma.

Llamamos acción pasiva a las acciones como aprender, leer, hablar sobre un tema o investigar.

Si bien el aprendizaje especialmente, puede involucrar actividades muy conscientes y activas en nuestro cerebro, las llamamos pasivas, en relación con lo que queremos conseguir, nuestros objetivos.

En este tipo de acciones decimos que estamos más bien consumiendo (en general información) porque no estamos creando o produciendo de forma directa.

Otro ejemplo de acción pasiva es la planificación. Muchas pasamos mucho tiempo planificando y poco tiempo ejecutando 

Puede ser que para lograr lo que queremos, sea necesario aprender, investigar, hablar con otros y planificar. Sin embargo, es importante que haya un equilibrio en relación a la acción activa 

Por ejemplo, dicen algunos que saben, que deberíamos dedicar un 10% a la planificación y un 90% a la ejecución. Otros dicen que debería ser un 80-20%.

Lo importante no es el porcentaje sino que en este equilibrio entre planificación y ejecución, deberíamos pasar bastante más tiempo ejecutando del que pasamos planificando 

El mundo está llenísimo de ofertas para consumo de información, ideas, aprendizajes, y si sos como yo, esto puede parecerte tremendamente tentador.

Otra cosa que ocurre con la acción pasiva, es que puede convertirse en un escondite porque es un recoveco super cómodo e interesante a veces 

A mí personalmente me encanta la acción pasiva. Me encanta aprender, investigar, leer y hablar con otros sobre diferentes temas.

Durante mucho tiempo, en relación al coaching por ejemplo, me dediqué a consumir más que a crear. Esto me trajo muchas cosas buenas. Aprendí muchísimo.

Sin embargo, era mi escondite. Era el lugar a donde iba cuando tenía miedo de hacer algo.

Te invito a tomar consciencia de cuánto de eso que hacés para lograr lo que querés, es en realidad acción pasiva.

ACCIÓN ACTIVA

Cuando ejecutamos una acción activa, estamos haciendo algo bien concreto en relación a eso que queremos lograr. 

Creamos, ejecutamos o producimos, en vez de consumir.

Podría ser que en vez de seguir tomando cursos sobre las mejores estrategias para publicar en redes sociales, empecemos efectivamente a postear en redes sociales y averiguar concretamente qué es lo que funciona mejor para nuestro emprendimiento.

Podría ser que en vez de hablar con una amiga sobre lo que nos fastidia de nuestra pareja, tengamos una conversación con nuestra pareja para pensar juntos cómo resolver nuestras diferencias.

Podría ser que en vez de quejarnos en silencio de que las reuniones en nuestra empresa son una pérdida de tiempo, empecemos a implementar una agenda en las reuniones que lideramos nosotras, o que propongamos una idea concreta para solucionar eso que creemos que podría ser mejor.

En resumen, se trata de hacer algo específico y directamente relacionado con lo que queremos conseguir.

A veces tomar acción activa, requiere haber tomado previamente acción pasiva como decíamos antes, pero en definitiva, lo que nos lleva a donde queremos ir es la acción activa.

Cuanta acción activa estás realizando en eso que querés lograr?

INACCION

La inacción es otro tipo de acción.

Es la falta de acción.

Es no hacer nada.

Hay muchas razones para no tomar acción, pero la más común es el miedo

“El miedo nos paraliza” dicen, y tienen razón 

La respuesta más primitiva del miedo es la parálisis.

Cuando creemos que no sabemos lo suficiente y podemos hacer el ridículo, nos paralizamos en la inacción.

Cuando tenemos miedo de que lo que hagamos pueda tener una consecuencia negativa, nos paralizamos en la inacción.

Cuando creemos que lo que vamos a hacer nos va a generar incomodidad, no hacemos. Nuestro cerebro huye de lo que pueda resultar incómodo.

La inacción es otro escondite.

Siempre me resulta muy interesante preguntarme qué NO estoy haciendo para lograr lo que quiero, y siempre mi cerebro responde con ideas bastante geniales que no habían aparecido antes 

La inacción a veces es producto de la confusión: “No sé qué es lo que debería hacer” nos repetimos.

Pensar demasiado, nos puede llevar a la inacción.

Esto lo ví muchas veces en diferentes personas y por supuesto, también hubo situaciones en las que me ví a mi misma envuelta en espirales de pensamiento que no me llevaban a ninguna parte.

Más abajo te cuento algo super interesante en relación a la inacción por confusión 

LO QUE DEFINE LAS ACCIONES QUE TOMAMOS

Ya lo dejé entrever antes pero aquí quiero decirlo claramente: nuestras acciones están definidas por nuestras emociones 

Según Humberto Maturana (biólogo chileno) las emociones son predisposiciones para la acción, es decir que según cómo nos sentimos, tenemos inclinación a realizar ciertas acciones y no otras.

Y nuestras emociones, están determinadas por nuestro pensamiento.

Así que si queremos cambiar nuestras acciones, podemos cambiarlas desde 2 niveles:

  • desde el pensamiento: decidiendo qué acciones vamos a tomar. Sería algo como "forzarnos" a tomar acción, más allá de lo que pensemos y lo que sintamos.
    Podría ser que tengas ganas de tomar acción pasiva o que te des cuenta de que estás en inacción y sin embargo que decidas tomar acción activa.
  • desde la emoción: diseñando la emoción que necesitamos crear para tomar la acción que queremos tomar.
    Podría ser que para preparar esa charla que te comprometiste a dar en el trabajo, creas que tendrías que estar entusiasmada. Lo importante entonces, será que puedas conectar con ese entusiasmo y generarlo a voluntad

ESTRATEGIAS CLAVE EN RELACIÓN A LA ACCIÓN

Te quiero contar aquí algunas ideas y estrategias clave en relación a la acción que me ayudaron mucho a mí, a mis alumnos y a mis clientes 

ACCIÓN MASIVA

El concepto de acción masiva lo aprendí en primer lugar de Anthony Robbins y después lo seguí estudiando con otros autores y profesores.

Se refiere a que cuando quieras conseguir algo de verdad, cuando realmente estés comprometida y decidida a lograrlo, hagas TODO lo que se te ocurra hasta conseguirlo.

Todo.

Significa tomar todas las acciones necesarias hasta conseguirlo

Es un concepto espectacular y creo que tal vez la única forma de comprenderlo completamente es vivirlo, así que te invito a elegir algo que quieras conseguir y hacer un compromiso super firme de que por 30 días vas a hacer todo para conseguirlo.

No quiere decir que lo tengas que conseguir en 30 días, sólo me refiero a que vas a sostener tus acciones durante 30 días y que no importa cómo resulte, vas a seguir intentando cosas una y otra vez cada uno de esos 30 días.

Por ejemplo, si querés bajar de peso, pensá en las acciones a las que te podés comprometer a realizar por 30 días en dirección a lograr ese objetivo. 

Podrías ajustar tu alimentación, salir a caminar, investigar sobre el ayuno intermitente, consultar a un nutricionista o a un personal trainer, buscar recetas saludables, organizar un menú, planificar las compras, registrar tu peso o hacer un diario para registrar tu progreso.

Un montón de ideas se te podrían ocurrir para estos 30 días. 

Es posible que no todas funcionen de la misma manera. Es posible también que algún día no cumplas con tu compromiso. 

Lo más importante de la acción masiva es que pase lo que pase sigas probando desde diferentes ángulos, una y otra vez, hasta llegar a lo que querés.

Hace unos cuantos años, un día decidí que quería dejar la empresa en la que trabajaba y como estaba un poco enojada, me sentía MUY decidida a irme y eso me llevó a tomar acción masiva por primera vez. 

Mandé unos 1500 currículums a diferentes empresas, durante un tiempo tuve 1 ó 2 entrevistas por día, lo cual me permitió ir perfeccionandome en esto de ser entrevistada y darme cuenta de en qué tipo de empresas quería trabajar y en cuáles no.

No solo que terminé encontrando una empresa que me gustaba, con una oferta mucho más tentadora a nivel económico, sino que pude elegir entre diferentes opciones.

Me sentí muy fuerte, casi como si todo fuera posible desde este paradigma.

Sentí certeza. La certeza es seguridad absoluta.

De vuelta, no te quedes con lo que te cuento, probalo. Esta idea vale oro  

KAIZEN

Otra idea espectacular que aprendí en relación a la acción, es un concepto japonés: KAIZEN, que quiere decir algo así como “mejora contínua”.

En Kaizen se habla del efecto acumulativo de la acción constante. De la mejora gradual, pasito a pasito.

La idea no es dar grandes pasos sino pequeños pasos porque nos resistimos mucho menos a los pequeños pasos.

Siguiendo con el ejemplo de bajar de peso, podrías simplemente incorporar una ensalada a una de tus comidas durante el primer mes. En el segundo mes, incorporar una ensalada a otra de tus comidas. En el tercer mes, caminar 15 minutos por día. 

Un pasito a la vez. Lo menos incómodo posible.

Esta estrategia me resulta especialmente útil en aquellas cosas que me generan mucha resistencia o que me resultan más incómodas.

Está super demostrado que el efecto acumulativo de los pequeños cambios, puede ser extremadamente significativo a lo largo del tiempo.

APROVECHAR LA INERCIA

Muchos sugieren y de primera mano compruebo una y otra vez, que cuando tenés una idea o cuando terminás de planificar algo, o acabás de entender un concepto que te encantó, lo primero que tenés que hacer inmediatamente es tomar una acción por más chiquita que sea.

Esa pequeña acción crea movimiento y una vez que hay movimiento la inercia (sí, igual que en la física) te ayuda a sostener ese movimiento

Es decir que una vez que hiciste un primer movimiento (por más chiquito que sea) es más fácil seguir en movimiento, seguir en acción.

A veces el simple hecho de recordar esto, me sirve para dar ese primer pasito y no falla.

ENTRENÁ TU CAPACIDAD DE ACCIÓN

Como casi todo lo que hablamos aquí, tu capacidad de actuar es como un músculo y se entrena.

Cuanta más capacidad de actuar tengas, más fácil te va a ser actuar.

Cuanta más claridad tengas sobre los distintos tipos de acción, más fácil te va a ser detectar cuando estás ejecutando acción activa, pasiva o si estás en inacción.

Cuanta más capacidad tengas de gestionar tus emociones para actuar como querés actuar, más fácil te va a ser.

Cuanta más capacidad tengas de decidir cómo querés actuar a pesar de cómo te sentís o de las ganas que tengas, más fácil va a ser para vos tomar acción.

Entonces, practicá tomar acción consciente  

COMPROMETETE CON LA ACCIÓN ACTIVA

Empezá antes de estar lista.

Esta idea la escuché varias veces de diferentes personas así que no sé a quién atribuirla 

Si sos como yo, tal vez siempre tengas la sensación de que te falta aprender algo, de que tenés que seguir practicando, que tenés que seguir investigando, pensándolo o planificando.

Me mantengo mucho tiempo en acción pasiva naturalmente porque me gusta y la disfruto.

La verdad es que como decíamos antes, es necesario tomar acción activa para lograr lo que queremos, así que en algún punto, tengo que dar ese paso y recordar esta idea de empezar antes de estar lista, me sirve para hacerlo  

Si lees biografías, te vas a dar cuenta de que muchas grandes personalidades hicieron antes de estar listas y fueron aprendiendo lo que les faltaba durante el proceso.

Yo misma dí los saltos más grandes de mi vida gracias a no estar lista, sumergiéndome en la experiencia de todas formas, así que te lo recomiendo ampliamente  

SALÍ DE LA CONFUSIÓN

Si estás en inacción, quiero ofrecerte una ideas que a mí me parece increíble y que me funciona el 100% de las veces para salir de la inacción 

La claridad no proviene solo del pensamiento sino también de la acción.

Cuando te empezás a mover, te das cuenta de qué funciona y qué no funciona. Te das cuenta de qué sí querés y qué no querés. Te das cuenta de qué necesitás y qué no necesitás realmente.

Si estás en inacción o si estás en el escondite de la acción pasiva, te invito a que consideres la posibilidad de que al moverte (tomar acción activa) vas a salir de la confusión naturalmente.

Hace poco estaba trabajando con una clienta nueva que estaba sumergida en la confusión en relación a su negocio. No sabía cómo nombrar a su compañía ni con qué clientes iba a trabajar.

En la primera sesión, no tenía idea de qué acción tomar. Sin embargo, se comprometió y empezó a moverse y en la siguiente sesión parecía otra persona.

Ya sabía muy bien cómo se iba a llamar su compañía, se había decidido por una estrategia para su marca y había elegido a qué clientes iba a hacer llegar su oferta.

Se puso en movimiento, tuvo claridad, de alguna manera perdió el miedo y supo que podía tomar acción y rectificar si así lo decidía más adelante  

Hoy hablamos (un montón) sobre tomar acción.

Este tema es importante porque me encantaría que hagas algo que te sirva con lo que lees aquí 

Te conté los diferentes tipos de acción que hay (activa, pasiva e inacción), qué es lo que define las acciones que tomamos (nuestras emociones) y te compartí 6 estrategias clave que aprendí y me sirven muchísimo en relación a la toma de acciones.

Espero que lo que hablamos hoy te sea útil y te pregunto:

  • qué es lo que te llevas de este tema?
  • qué acción chiquitita podés tomar ahora mismo a partir de esto que te llevás?

Te deseo una vida llena de acción y movimiento porque crean magia! 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de la toma de acción o la falta de acción, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o enviarme un mensaje aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!