LA MAGIA DEL PERDÓN | Sos Magia!

LA MAGIA DEL PERDÓN

La magia del perdón

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Hoy te quiero invitar a hablar del perdón que es algo que se ve muy frecuentemente en coaching y en descodificación ligado a diferentes tipos de síntomas entre los cuales hay varios digestivos.

Cómo sabés cuando necesitás perdonar? Cuando sentís enojo, ira, resentimiento o rencor.

A veces lo sentimos hacia otros y a veces, lo sentimos hacia nosotras mismas y de cualquier forma, la puerta de salida es la misma: el perdón.

IDEAS ERRÓNEAS SOBRE EL PERDÓN

Antes de explicarte qué es el perdón, quiero hablar de algunas ideas erróneas sobre lo que significa perdonar que pueden dificultarte las cosas.

  • Perdonar no significa estar de acuerdo con lo que otra persona hizo o no hizo > podés estar en pleno desacuerdo y aún así perdonar
  • Perdonar no significa permitir que vuelva a pasar > podés protegerte o poner límites y reglas para que no vuelva a suceder
  • Perdonar no significa confiar inmediatamente en la otra persona > la confianza se construye y podés decidir reconstruir esa confianza pero no necesariamente
  • Perdonar no significa continuar con la relación > podés decidir terminar con la relación o podés no tener ninguna relación, o puede que la persona a la que quieras perdonar ya no esté en este plano, y aún así perdónar
  • Para perdonar, no es necesario que el otro te pida perdón > podés perdonar aunque el otro no lo haga. Incluso podés perdonar aunque el otro no registre el daño que te causó

Algunas de estas ideas pueden parecerte controversiales pero confío en que ahora vas poder ver a qué me refiero 

QUÉ SIGNIFICA PERDONAR EXACTAMENTE?

Perdonar significa soltar lo que pasó. Dejarlo ir. 

Dejar de repasar en tu mente una y otra vez eso que el otro hizo o no hizo y que creemos que nos provocó un daño.

Cancelar los pensamientos que tenemos sobre la otra persona, sobre lo que pasó o sobre nosotras mismas.

Darlo por terminado.

Pasar página.

EL PERDóN ES BASTANTE MÁGICO

Creo que es una de las grandes lecciones que absolutamente a todos los seres humanos, en algún punto de nuestra vida, se nos ofrece aprender. Con mayor o menor dificultad o intensidad, todos en algún momento experimentamos esta necesidad de aprender a perdonar.

Cuando sos capaz de perdonar, tu vida realmente se transforma. Se ilumina.

Vivir en el enojo, el rencor o el resentimiento genera una química de enfermedad en nuestro cuerpo que con el tiempo, puede terminar generando síntomas diversos. 

Por el contrario, perdonar nos hace sentir en paz y en esa paz, nuestro cuerpo se sumerge en una química que repara y sana.

Tengo que perdonar siempre?

Te sugiero con mucho ímpetu que sí lo hagas. 

Aún cuando se trate de ofensas repetidas?

También sí.

Aún cuando se trate de grandes heridas?

Aún sí.

Puede ser difícil, ya sé 

Cuando estás en enojada o resentida con alguien o algo que pasó, es posible que tengas ideas de que debería haber justicia. Incluso que imagines o hagas algo efectivo para vengarte

A veces, podemos vivir años sumergidas en una ilusión: que nuestro enojo o nuestro rencor, en realidad está castigando al otro, cuando en realidad sólo nos castiga a nosotras mismas.

Hay una frase de Nelson Mandela que lo resume así:

"Tanto si pensás que podés, como si pensás que no podés, tenés razón."

La clave del perdón para mí es que en realidad, es un grandísimo acto de amor hacia nosotras mismas.

CÓMO PERDONAR?

Te comparto aquí algunas ideas para perdonar que me fueron muy útiles a mí en mi vida y que se usan a nivel terapéutico.

1. ESTÁ DISPUESTA 

El primer paso para perdonar es estar dispuestas a perdonar. A soltar, a cerrar el círculo. 

Estar dispuesta a dejar de pensar en esto, en cómo las cosas deberían haber sido, en lo injusto de lo que pasó.

Simplemente podés decirte internamente “aunque tal vez no sepa como, estoy dispuesta, estoy abierta a la posibilidad de perdonar” hasta que sientas que algo se empieza a aflojar en vos.

2. ACEPTÁ LO QUE PASÓ

Perdonar implica aceptar lo que pasó tal como pasó y solar nuestras expectativas de cómo debería haber sido.

Cuando hablamos de expectativas, compartí unas frases de constelaciones que me resultan y veo en otros que son muy efectivas, así que te las repito aquí.

“Sí a todo lo que fue”
“Sí a todo como fue”

3. DEJÁ LO QUE PASÓ EN EL PASADO

También es importante que aceptes que esto ya pasó. Está en el pasado y el pasado es de esas cosas que no controlamos. Así como fue, fue.

Para aceptar, me sirve mirar lo que pasó como un hecho, sin sumarle mis interpretaciones.

Mi pareja me dejó.

Me echaron de mi trabajo.

Subí 20 kilos.

Algo muy simple que sirve para dejar lo que pasó en el pasado, es repetirte como le repetirías a un niño que llora porque se cayó y se lastimó, “ya pasó”.

Igual que en el caso anterior, repetitelo hasta que sientas que algo se calma, aunque sea un poquitito.

4. PERDONATE A VOS MISMA

Aún cuando se trata de heridas que consideramos que nos han causado otros, a veces tenemos pensamientos del tipo “que tonta que fui, no debería haber confiado en él”.

Perdonate a vos misma.

Aceptá lo que pasó y aceptate a vos misma.

“Sí a todo lo que fui”

Y repetite “ya pasó”.

5. RENUNCIÁ A TUS EXPECTATIVAS

Sostener tus expectativas de cómo algo debería haber sucedido o cómo otro se debería haber comportado en el pasado es una locura en realidad.

No podemos controlar lo que pasa. No podemos controlar a otros. Y no hay un manual universal que indique cómo las cosas deben suceder

Te invito a leer las notas sobre expectativas para trabajar en este aspecto.

Mientras tanto, te ofrezco una técnica super simple y muy efectiva que es pensar: “esto fue lo que pasó y estoy dispuesta a aceptar que no hay otra forma en la que debería haber ocurrido en realidad. Simplemente así ocurrió”.

6. VISUALIZÁ

Una técnica que ayuda mucho a destrabar el perdón es imaginar a la otra persona y decirle “estoy dispuesta a soltar lo que pasó” y visualizá a la persona feliz en todos los aspectos que la puedas visualizar. 

Feliz con su familia, feliz en su trabajo, físicamente sana y fuerte, sonriendo, radiante, realizada.

Puede resultarnos difícil configurar estas imágenes cuando estamos muy enojadas, y en el esfuerzo de hacerlo, nuestra psiquis da un paso hacia el perdón.

Te sugiero practicar esta visualización si tu cerebro vuelve a revivir lo que pasó como habitualmente.

7. CONECTÁ CON TU ALMA

A nivel espiritual, me ayuda mucho pensar en lo que de verdad creo: que somos almas

Almas inmensas y perfectas que viven en cuerpos limitados, con cerebros limitados.

Nuestras almas no tienen las limitaciones de nuestra personalidad, de nuestras propias heridas.

También creo que de verdad todo ocurre por una razón. Que todo lo que ocurre, es PARA mi. Que hay algo que yo tengo que aprender en eso que pasó y hacerme grande. Crecer.

Que esto que pasó, de alguna forma tiene que ver con el aprendizaje que mi alma tiene que hacer en este punto.

Si no hago el aprendizaje, el mismo tipo de experiencia se repite una y otra vez. Porque la vida confía en mí. La vida me permite entrenar, hasta que logro aprender.

Si hago el aprendizaje, si realmente trasciendo la situació, eso mismo, ya no me va a suceder. Ocurrirán otras cosas pero subí un nivel 

Para realizar los aprendizajes que nos tocan, yo creo que nos aliamos con otras almas y creamos las experiencias necesarias para poder atravesar por esos aprendizajes.

En la dirección de esto que digo, hay una práctica que uso y recomiendo muchísimo: el hoʻoponopono

Esta es una técnica de sanación hawaiana que también uso mucho y que trae excelentes resultados a la hora de perdonar.

Simplemente visualizá a la otra persona sonriente como en la técnica anterior y repetí:

Lo siento

Perdón

Gracias

Te amo

Esto es lo que significa:

Lo siento > porque mi alma necesita sanar y para eso, me une a vos en esta experiencia de dolor

Perdón > por unir mi camino al tuyo para sanar

Gracias > por estar aquí para mí

Te amo > por ser exactamente quien sos y porque con eso, me ayudás a evolucionar

Podés repetir 4 veces, 4 veces al día por el tiempo que lo necesites.

8. PEDÍ AYUDA

Si te resulta muy difícil, si sentís que no podés soltar, que la herida es muy profunda, o que en parte seguís sintiendo enojo, rencor, resentimiento o deseos de venganza, te sugiero que busques ayuda. Que trabajes con un coach o un terapeuta en los diferentes aspectos del perdón 

MI GRAN TRABAJO DE PERDÓN

Para cerrar, quiero contarte brevemente mi historia de perdón.

Conocí a mi papá biológico a los 17 años. 

Su abandono fue lo que más me costó perdonar en la vida. Tanto como 24 años en realidad.

Varias veces pensé que lo había perdonado, pero en realidad no era así.

Siempre jugaba (aunque fuera internamente) la carta del abandono para desacreditarlo.

Hice de todo para perdonarlo y fue después de tanto sentí que en realidad sucedió en un instante. Un instante claro, al que tardé 24 años en llegar. 

Lo que quiero decir es que me ayudó todo lo que había sucedido hasta ese momento.

En ese instante, mi alma pesó muchos kilos menos. Se soltó algo. Se calmó algo. Se aquietó lo que estaba agitado.

Y a partir de ahí, como por arte de magia, vi que mi papá estuvo y fue papá muchos más años de los que faltó. Pude ver que mi papá con sus limitaciones estuvo incondicionalmente, a cada paso, para lo que yo necesitara, de la forma que yo necesitara. 

En mi rencor y en mi enojo, nunca había podido ver esto. Nunca había podido ver o sentir que en realidad terminó siendo una gran historia de amor. Y esto, simplemente lo cambió todo 

Algo que aprendí en constelaciones me ayudó muchísimo a llegar a ese instante final, tiene que ver con lo que te comentaba en el hoʻoponopono y para mí es la prueba final de que ya perdonaste: que no hay nada que perdonar en realidad

Ya no hay nada que reclamar. Ya pasó 

Hoy conversamos sobre el perdón. Te conté algunas ideas erróneas sobre el perdón que escucho habitualmente, hablamos sobre qué significa perdonar, te compartí 8 sugerencias para trabajar el perdón y te compartí mi gran trabajo de perdón.

De lo que conversamos hoy,

  • qué es lo que te llevas de este tema?

Deseo que puedas aprender rápidamente esta lección. La vida es mucho más linda cuando sabés y decidís perdonar 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema del perdón, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o ingresá aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!