LA FUERZA DEL HÁBITO | Sos Magia!

LA FUERZA DEL HÁBITO

Sé la mujer que querés ser!

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Te pasa que hay algunos hábitos que querés eliminar y otros que querés establecer pero te cuesta?

Yo estaba super contenta porque venía super bien con mi hábito de hacer ejercicio 6 veces por semana (primera vez en la vida!) y la cuarentena lo cambió todo.

 

Qué pasó con tus hábitos durante esta cuarentena?

 

En el camino de ser esa mujer que soñás y estar orgullosa de vos misma, es posible que encuentres cosas que quieras cambiar en vos o que sean diferentes en tu vida.

 

Hoy te quiero invitar a hablar sobre este tema y por qué es tan importante 

 

Empecemos por estar de acuerdo en qué significa: un hábito es un comportamiento que repetiste tantas veces (tiene una cierta recurrencia), que se volvió automático.

LA FUERZA DEL HÁBITO

Para mí, lo que hace que los hábitos sean tan potentes son 3 factores:

1. NO REQUIEREN ESFUERZO

Cuando el hábito se estableció, como decíamos antes, es automático. Ya no implica un esfuerzo.

2. TIENEN UN EFECTO ACUMULATIVO

Si lo ves con perspectiva, la persona que ibas a ser sin ese hábito iba en una dirección y la persona que vas a ser gracias al hábito, va en una dirección que al principio sólo parece levemente diferente pero que al final, termina en otro punto cardinal 

Al escribir esto, me acuerdo de la frase de Gandhi:

"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras.
Cuida tus palabras porque se volverán actos.
Cuida tus actos porque se volverán hábitos.
Cuida tus hábitos porque forjarán tu carácter.
Cuida tu carácter porque formará tu destino."

3. DETERMINAN NUESTRA IDENTIDAD

Tu identidad es lo que creés (tus creencias) sobre vos misma, la forma en que te ves a vos misma y tus valores profundos.

Cada comportamiento y cada hábito, es un reflejo de nuestra identidad. Cada hábito pone en evidencia nuestra identidad.

Por ejemplo, si tengo el hábito de ordenar cada espacio antes de dejarlo para ir a hacer otra cosa, lo más probable es que crea que soy una persona ordenada.

Y no solo que los hábitos determinan tu identidad, sino que tu identidad, determina los hábitos que tenés.

Es decir, que si sos una persona ordenada, posiblemente tengas el hábito de guardar “cada cosa en su lugar”.

Los hábitos impactan mucho más en tu identidad que las acciones puntuales por la fuerza de la repetición.

Por ejemplo, si hacés ejercicio de vez en cuando posiblemente digas “hago ejercicio una vez cada tanto”. Sin embargo, si tenés el hábito de hacer ejercicio 3 veces por semana, posiblemente te veas como una mujer que “se cuida”.

En el hábito, estás creando mucha más evidencia de esa identidad, que con las acciones puntuales y aisladas.

LOS PROBLEMAS DE LOS HÁBITOS

Aquí te cuento algunos problemas que surgen con los hábitos y estoy segura de que algunos, los habrás experimentado de primera mano 

1. REQUIERE MUCHO ESFUERZO CREARLOS

Al crear un nuevo hábito, hay un período en el que asentar el/los nuevo/s comportamiento/s nos requiere mucho esfuerzo. 

Los expertos no se terminan de poner de acuerdo en cuanto tiempo toma. Se decía que eran 21 días. Hay otros que dicen que son 60, y otros que dicen que se requieren 90 días para fijar un nuevo hábito. 

Hay una metáfora que tiene mucho sentido para mí, que dice que este período es como cruzar un río de aguas muy caudalosas. Nadás con todas tus fuerzas y posiblemente sientas varias veces que te estás ahogando. Solo tenés que llegar al otro lado y todo va a estar bien. 

Cuanto más decidida estés en llegar al otro lado, más rápido y fácil vas a llegar 

En mi experiencia, conocer cómo funciona, saber que sólo es un tiempo ayuda muchísimo.

Cada vez que cumplís, es más fácil que la anterior. Es decir, que va bajando la intensidad del esfuerzo que requiere sostener el hábito 

2. REQUIERE MUCHO ESFUERZO ELIMINARLOS

Decimos que un hábito está fuertemente “cableado” en nuestro cerebro

Como ya sabemos, nuestro cerebro quiere ser eficiente y por eso, ama los hábitos. Porque le permiten actuar siguiendo un patrón automático, sin tener que utilizar la preciosa energía de la consciencia.

Cuando queremos eliminar un hábito que ya tenemos, nuestro cerebro se resiste porque está diseñado para ser eficiente y en lo inmediato, cambiar un hábito no es eficiente (aunque pueda serlo en el mediano plazo) porque requiere mucho esfuerzo 

Igual que en el caso anterior, saber cómo funciona e incluso poder anticiparte a esa resistencia que naturalmente va a aparecer, puede ayudarte a transitarlo de una manera más fluída.

3. CREAMOS HÁBITOS SIN CONSCIENCIA

A veces pasa, que no nos damos cuenta que estamos creando o cambiando hábitos. Sin mucho registro, día a día vamos dejando de hacer cosas o las hacemos de manera diferente.

Te acordás que dijimos que los hábitos determinan nuestra identidad? 

Bueno, a veces, estos hábitos que creamos sin tanta consciencia, a lo largo del tiempo, nos convierten en unas personas que no nos interesa ser. Y como sabemos, eliminar o modificar esos hábitos, nos requiere esfuerzo y se nos hace más difícil aún cuando nuestra identidad está en juego.

4. NO CUIDAMOS LA COHERENCIA

Como hablábamos antes, hay un una coherencia entre hábitos e identidad. Están alineados y tienden a equilibrarse.

Por ejemplo, si querés establecer el hábito de estudiar pero te ves a vos misma como una vaga, es posible que te cueste mucho establecer ese hábito de estudiar y tarde o temprano, abandones tus intentos. 

El hábito que querés establecer, no está alineado con tu identidad.

Aquí es especialmente útil trabajar con un coach o un terapeuta porque, están especialmente entrenados y además de eso es muy difícil ver algunas de nuestras creencias por diferentes sesgos cognitivos que vienen con nuestros cerebros. Esto quiere decir, que nosotras mismas a veces no podemos ver nuestras propias creencias y necesitamos de alguien más.

3 PASOS PARA CREAR HÁBITOS MÁGICOS

Aquí te cuento 3 pasos para usar lo que sabemos de nuestros cerebros a tu favor 

1. DEFINÍ QUIÉN QUERÉS SER

Tal vez al principio te suene raro pensar en esto, pero es super poderoso que lo hagas, así que te invito a reflexionar sobre el tipo de mujer que querés ser.

También cuando quieras dejar un hábito, te sugiero pensar en la mujer que querés ser y en el hábito que querés construir, en vez del hábito que tenés actualmente porque a nuestros cerebros no les gusta el vacío (eliminar un hábito no le cierra).

Si te cuesta, y lo primero que aparecen son objetivos o cosas que querés lograr (“quiero bajar de peso”, “quiero lanzar mi emprendimiento”, “quiero dejar de fumar”), empezá con eso y preguntate, cómo es la persona que logra eso que querés lograr (podría ser “una mujer sexy”, “una mujer valiente”, “una mujer que se cuida/sana”).

Es muy diferente ser la que quiere bajar de peso, que ser una mujer sexy.

Podés notar la diferencia? 

2. DEFINÍ DESDE ESA NUEVA IDENTIDAD

Pensá qué hábitos tiene una mujer sexy. Identificá los comportamientos que componen estos hábitos desde esta nueva identidad.

3. ACTUÁ DESDE ESA NUEVA IDENTIDAD

Una nueva identidad, requiere nueva evidencia. Sin evidencia de que sos una mujer sexy, nunca vas a creer que sos una mujer sexy y te van a costar esos hábitos que querés establecer (y cualquier otro comportamiento relacionado con esta identidad).

Básicamente se trata de probarte a vos misma que sos esa mujer sexy con pequeñas victorias.

Cómo lo hacés?

Actuando como una mujer sexy 

Al principio, tal vez te cueste un poco pero cada vez que lo hagas, te prometo que va a ser más fácil.

Algo que es muy útil, es frente a una decisión por ejemplo, preguntarte qué haría una mujer sexy, y elegir esa opción por supuesto.

Cada acto es un poroto (un punto) para un tipo de identidad

Cada vez que actuás, podés darle un poroto a la mujer que sos ahora o podés dárselo a esta mujer sexy que querés ser. 

Lo importante es que la nueva identidad, la sexy, tenga cada vez más porotos 

UN BONUS

Te invito a pensar especialmente en pequeños hábitos que puedas modificar para sumar porotos a la nueva identidad que querés construir. 

Volviendo a nuestro ejemplo, si querés ser una mujer sexy, tal vez puedas construir el hábito de maquillarte o arreglarte el pelo cada mañana (sí, aún en cuarentena!) y eso te resulte mucho más fácil que cuidarte con las comidas.

En un tiempo, seguramente tu identidad sexy esté mucho más consolidada y te será más fácil crear otros hábitos en este sentido como sumar una ensalada a cada comida por ejemplo.

Hoy vimos cuáles son los 3 factores clave que hacen que los hábitos sean tan poderosos, los 4 problemas habituales que surgen en relación a los hábitos, 3 pasos para establecer hábitos de forma mágica e incluso te dí un bonus! 

Lo más importante que quiero recordarte sobre lo que hablamos hoy, es la relación de coherencia entre los hábitos y nuestra identidad (como nos vemos y lo que creemos de nosotras mismas).

De todo lo que hablamos, 

  • qué te pareció lo más importante y querés recordar?
  • con esto, que vas a hacer en tu vida?

Espero que estas reflexiones te hayan sido útiles 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Que tengas una hermosa semana!

Si te interesa explorar sobre tus hábitos, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o enviarme un mensaje aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!