FUERZA DE VOLUNTAD | Sos Magia!

FUERZA DE VOLUNTAD

Fuerza de voluntad

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Quiero dejarte una pregunta para reflexionar: quién serías si fueras capaz de hacer lo que tenés que hacer para conseguir lo que querés en tu vida, cuando lo tenés que hacer sin importar si tenés ganas o no?

Muchas de nosotras creemos que necesitamos más fuerza de voluntad para lograr eso que queremos. 

Algunas incluso creemos que tenemos poca o ninguna fuerza de voluntad para las cosas que importan.

Hoy te quiero invitar a reflexionar sobre este tema porque cualquier comportamiento del que no seamos del todo conscientes, es más difícil de gestionar así que como siempre, el primer paso es observar y entender, y para eso te quiero compartir algunas cosas curiosas e interesantes sobre cómo funciona la fuerza de voluntad que creo que todas podemos usar a nuestro favor 

QUÉ ES LA FUERZA DE VOLUNTAD?

Resulta ser que a nivel neurológico hay 2 grandes partes que rigen nuestro cerebro

Una de las partes, es nuestra parte cognitiva y racional. Esta parte se pone objetivos, tiene valores, sueña con lograr ciertas cosas. Es la parte nuestra que planifica y organiza.

La otra parte, es la impulsiva, instintiva. Esta es la parte que busca la gratificación inmediata. 

La fuerza de voluntad es la capacidad de resistir impulsos, tentaciones y deseos inmediatos, para lograr nuestros objetivos a mediano y largo plazo.

Quiere decir que de alguna manera, nuestra parte cognitiva o racional, le “gana” a nuestra parte impulsiva, dilatando la gratificación porque vamos a recibir nuestra recompensa cuando logremos nuestros objetivos de largo plazo en vez de recibirla ahora mismo comiéndonos una pizza o distrayendonos en redes sociales.

Implica, tener la habilidad de decirnos que no y de hacer lo que decidimos o nos comprometimos a hacer, aún cuando no tengamos ganas.

Es una forma en la que nos regulamos a nosotras mismas. Regulamos nuestros impulsos.

El gran desafío es que la parte impulsiva, es más antigua a nivel evolutivo y por eso tiene mucha fuerza.

No sé si conocés el cuento de los dos lobos, pero en este caso es parecido. La parte que “alimentemos” va a ser la que más se fortalezca dentro de nosotras.

Si vivimos en la gratificación inmediata, nuestra parte instintiva será más fuerte. Y si la vamos dilatando, nuestra parte racional podrá ir ganando fuerza.

PARA QUÉ ES IMPORTANTE LA FUERZA DE VOLUNTAD?

Como decíamos antes, la fuerza de voluntad nos permite ir logrando lo que queremos y es una buena parte de lo que nos hace humanos 

Los animales no tienen fuerza de voluntad. Sólo tienen impulsos.

Según diferentes estudios, las personas con mayor fuerza de voluntad tienen:

  • mayor felicidad
  • mejor salud
  • mayor satisfacción en las relaciones
  • mayor crecimiento y desarrollo a nivel profesional
  • mayor habilidad para gestionar el estrés, lidiar con conflictos y superar adversidades

Parece bastante importante no? 

UNA SORPRESA PARA MÍ

La fuerza de voluntad es como un músculo.

No es fija. Es variable a lo largo del día y se “desgasta con el uso” 

La fuerza de voluntad se gasta!!

Funciona como la batería del celular que dejamos cargando durante la noche en nuestra mesita de luz: cuando nos levantamos es cuando más fuerza de voluntad tenemos y a lo largo del día y depende cómo la vayamos usando, se va consumiendo.

Una locura no?

Durante mucho tiempo llevé diarios de diferentes comportamientos que quería instalar y me di cuenta que hacia la noche, tendía a caer más fácilmente en tentaciones e impulsos, o mejor dicho, me era más difícil resistirme a esos impulsos.

Este simple dato, me sirvió para saber que las cosas que más me cuesta hacer y que son importantes para mí, mejor hacerlas por la mañana 

Además de que se desgasta y necesita descansar para reponerse, la fuerza de voluntad también se parece a un músculo en el hecho de que si la usamos, puede desarrollarse y hacerse fuerte, y si no la usamos tanto, puede atrofiarse y hacerse débil.

Y la maravilla entonces, es que la fuerza de voluntad se puede entrenar.

Genial no? 

FACTORES QUE DETERMINAN EL NIVEL DE NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD

Tenemos un nivel de fuerza de voluntad de base que puede verse afectado por diferentes factores.

1. DESCANSO

Como hablamos, nuestra fuerza de voluntad se desgasta durante el día y se recarga durante la noche.

El sueño y el descanso, son como enchufarnos a la corriente. Nos cargamos.

Si no estamos descansando lo suficiente, nuestro nivel de fuerza de voluntad baja.

Se sugiere dormir 7-8 horas cada día para una carga completa 

Te invito a registrar cómo es tu fuerza de voluntad cuando no estás descansando lo que necesitás.

2. EJERCICIO

Solemos creer que para hacer ejercicio necesitamos fuerza de voluntad y en parte es cierto. Sin embargo, el ejercicio, como el descanso, recarga nuestra fuerza de voluntad.

Es un círculo virtuoso!  

Antes de que empezara la cuarentena, había logrado sostener el hábito de hacer ejercicio 6 veces por semana y como era la primera vez en mi vida que lo pude hacer, estaba feliz. 

En esta experiencia, lo que descubrí fue que por un lado, lo realmente difícil fueron las primeras veces, y que cada vez que cumplía con mi compromiso, se iba haciendo un poquito más fácil. 

Por el otro lado, cuando hacía ejercicio, llegaba mejor a la noche en términos de fuerza de voluntad y podía gestionar mejor mis impulsos.

3. ESTRéS

Un factor que incide fuertemente en la fuerza de voluntad, es el nivel de estrés que experimentamos. 

Hay formas efectivas e inefectivas de liberar nuestro estrés.

El estrés cambia la química de nuestro cuerpo.

A veces hay cosas que hacemos cuando para lidiar con el estrés que si bien nos hacen sentir mejor en el momento, en realidad no están liberando esa energía del estrés

Por ejemplo, cuando tuvimos un día intenso, tal vez sintamos el impulso de comer, navegar sin rumbo en las redes o ver series.

Por otro lado, están las actividades que sí nos permiten liberar esa energía y que pueden cambiar completamente nuestro estado (esa química particular del estrés en nuestro cuerpo) e incluso darnos placer como por ejemplo hacer ejercicio, salir a caminar, hacer algunas posturas de yoga, conectar realmente con otra persona, acariciar a nuestras mascotas o meditar.

Cuando liberamos el estrés en vez de distraernos del estrés, estamos también recargando nuestra fuerza de voluntad.

4. ALIMENTACIÓN

Varios estudios muestran que hay una relación entre el nivel de glucosa en sangre y nuestro nivel de fuerza de voluntad.

Se dice que cuando tenemos la glucosa baja, tenemos menos fuerza de voluntad, así que en este sentido, es importante alimentarnos.

Sin embargo, los picos en la glucosa que es lo que ocurre cuando comemos frecuentemente harinas y azúcares o dulces, disminuyen nuestra fuerza de voluntad.

Periódicamente hago experimentos con mi alimentación y pasé varios períodos comiendo muchas frutas y verduras y casi nada o nada de dulces y/o harinas. Siempre sentí un impacto enorme en cuanto a mis impulsos y mi posibilidad de gestionarlos.

A lo que te invito es a tener en cuenta esta información y experimentar si creés que puede tener sentido para vos 

5. LA FORMA EN LA QUE NOS TRATAMOS

Está demostrado que cuando nos criticamos o nos tratamos mal a nosotras mismas, nuestro nivel de fuerza de voluntad baja.

Aun cuando actuamos como no queremos actuar, ser comprensivas y compasivas con nosotras mismas, minimiza los daños de eso que hicimos y podemos recuperarnos más rápidamente.

Esto se puede ver claramente en las dietas. Lo que se conoce como la “mentalidad de la dieta” es un paradigma de blanco-negro. O hago dieta (y no como nada) o me como todo.

Según diferentes investigaciones, les va mejor a las personas que saben que eventualmente pueden tener un desliz (porque lo toman con tranquilidad y vuelven al plan), que a quienes se mueven una y otra vez en estas polaridades de todo o nada.

La experiencia interna, cómo se tratan internamente en ambos casos es muy diferente. La persona que tiene la mentalidad de la dieta, se trata bastante mal a sí misma y eso le hace más difícil regular sus impulsos.

Te sugiero que le quites dramatismo y le hagas espacio al humor. Esto te va a ayudar a que sea más fácil conectar con la fuerza de voluntad 

6. NUESTRO PARA QUÉ

La gente que tiene un gran para qué, esas personas que nos inspiran, ya sean grandes personalidades o héroes cotidianos, a veces llevan su fuerza de voluntad a niveles impensados a partir de esa gran motivación que tienen.

QUÉ PODEMOS HACER EN ESOS MOMENTOS EN QUE NECESITAMOS CONTAR CON NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD?

La práctica más recomendada para esos instantes en los que necesitamos de nuestra fuerza de voluntad (ya sea para terminar un trabajo, no comernos esa torta o salir a hacer ejercicio), tiene 3 pasos super simples:

PRIMER PASO:  registrar el impulso (de cortar el trabajo y revisar el celular, de comernos la torta o de quedarnos en casa).

SEGUNDO PASO: respirar. Se recomienda hacer respiraciones lentas (4 a 6 por minuto) haciendo la exhalación más larga (el doble está muy bien) que la inhalación. Por ejemplo podés inhalar en una cuenta de 3 y exhalá en una cuenta de 6 ó incluso 9. Esto calma nuestro sistema nervioso.

TERCER PASO:  si registrás tensión muscular en alguna parte de tu cuerpo, relajala conscientemente. Esto también calma tu sistema nervioso

Lo que buscamos con estos pasos es calmar el sistema nervioso a través de la respiración y la relajación muscular, y tomarnos un instante para poder salir del piloto automático e invitar a nuestro cerebro racional a participar y así poder elegir desde nuestra parte más consciente y pensante, qué es lo que queremos hacer. 

Cuando estamos en estrés, nuestra parte impulsiva toma el mando y aparecen los impulsos y tentaciones. 

Cuando nuestro sistema nervioso está en calma, nuestro cerebro racional tiene más chances de tomar el control  

CÓMO podemos ENTRENAR NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD?

Ya hablamos sobre los diferentes factores que influyen en nuestro nivel de fuerza de voluntad y qué podemos hacer en esos momentos en que realmente la necesitamos.

Ahora quiero compartirte algunas cosas que podés hacer para ir entrenando este músculo para que cada vez que necesites recurrir a él, te sea más fácil 

1. meditando

Esta es la actividad más recomendada para entrenar nuestra fuerza de voluntad. 

En la meditación, estamos entrenando a nuestro cerebro a mantener el foco en algo (la voz de una meditación guiada, nuestra respiración, los latidos de nuestro corazón, la llama de una vela, un mantra). 

Hay muchísimas técnicas para meditar y da lo mismo la que uses. Es probable que tengas mayor facilidad con algunas así que te sugiero probar con diferentes métodos para encontrar lo que te sirve a vos.

Quienes meditan regularmente, tienen cerebros diferentes. 

Un estudio dice que con 3 horas de meditación, se incrementa el nivel de autorregulación, y que con 11 horas de meditación, se pueden apreciar cambios visibles en el cerebro.

Increíble no??

Pero no te asustes! Con meditar 5 minutos por día vas a ir notando los cambios. Los expertos aseguran que no hace falta más que esto 

2. suspendiendo LAS DISTRACCIONES

Cuando estamos distraídas, tenemos una mayor tendencia a caer en tentaciones y seguir impulsos del momento.

También en este caso se trata de entrenar la concentración y el foco.

Es algo muy simple en realidad. 

Elegí hacer 1 cosa a la vez.

Sencillamente cuando te pongas a hacer algo, hacé solo eso 

Es super poderoso y tiene muchos beneficios adicionales como reducir el estrés que experimentamos y aumentar nuestra efectividad.

3. TERMINANDO LO QUE EMPEZAMOS

Sea con cosas chiquitas o grandes, esto requiere de nuestra fuerza de voluntad, así que es otra forma de entrenarla.

4. HACIENDO COSAS CHIQUITAS

Hay cosas muy pequeñas que podemos hacer para entrenar nuestra fuerza de voluntad cuando queramos

Puede ser que elijamos sostener una postura determinada, elegir no decir “malas palabras”, lavar los platos inmediatamente después de comer o hacer la cama cuando nos levantamos si es que no tenés estos hábitos.

Hay muchas investigaciones que demuestran que estos pequeños actos cotidianos ayudan a fortalecer nuestra voluntad.

Personalmente también experimenté con estos pequeños cambios y te puedo asegurar que impactan en la fuerza de voluntad de una forma muy significativa. 

Es como levantar pesas de 1kg. No representan un gran esfuerzo y los músculos están trabajando! 

5. siguiendo LA REGLA DE LOS 2 MINUTOS

Esta regla dice que si hay algo que tenés que hacer y te toma 2 minutos o menos, simplemente lo hagas.

De una vez 

Esto también implica usar tu fuerza de voluntad en pequeñas dosis!

SUGERENCIAS ADICIONALES

Quiero darte 2 sugerencias adicionales que pueden ayudarte a tener más fuerza de voluntad o a que te sea más fácil recurrir a ella.

TOMÁ DECISIONES ANTICIPADAS

Pueden ser grandes decisiones como por ejemplo que no vas a fumar nunca más en tu vida, o pueden ser decisiones más pequeñas como “a partir de ahora, al mediodía, voy a comer ensaladas”.

Estas decisiones anticipadas, hacen que al momento de requerir de tu fuerza de voluntad, la decisión está tomada y sea más fácil.

Cuando decidí hacer ejercicio 6 veces por semana, me dije a mí misma, que cuando llegara el momento, simplemente lo iba a hacer. Sin pensar. Esto me ayudó muchísimo porque cortaba las negociaciones que empezaban a ocurrir en mi mente para que no lo hiciera. 

Cuando empezaban los “no tengo ganas”,”qué fiaca”, “tengo que hacer otras cosas”, “que ganas de dormir una siesta” y similares tentaciones para seguir mis impulsos del momento, simplemente recordar esta decisión, terminaba esta conversación interna.

FORTALECÉ TU RELACIÓN CON TU YO DEL FUTURO

Parece ser que las personas que tienen mayores niveles de fuerza de voluntad, pueden verse a sí mismas en el futuro, disfrutando de los beneficios de lo que lograron gracias a evitar la gratificación inmediata.

También puedo ver esto claramente en mí. 

Cuando la imagen de mi yo del futuro es borrosa, cuando no puedo conectar con lo que voy a sentir cuando baje de peso, instale mi hábito de hacer ejercicio 6 veces por semana, termine el proyecto en el que estoy trabajando o ponga punto final a este artículo, es más difícil para mí evitar ceder a los impulsos de gratificación inmediata.

Si la imagen es clara y puedo vivenciar de forma anticipada cuán liviana me voy a sentir cuando baje de peso o cuán fuerte y llena de energía me voy a sentir cuando instale mi hábito de hacer ejercicio, puedo seguir mi plan sin problemas. 

Te invito a pensar en cuáles son los impulsos más fuertes de gratificación inmediata que registrás en tu vida y cuáles son las visiones del futuro que querés crear para ayudarte a calmar esos impulsos cuando lo necesites.

Hoy hablamos (muchísimo) sobre la fuerza de voluntad. Hablamos sobre qué significa, para qué nos sirve, te compartí 2 datos que a mí me sorprendieron y que tienen que ver con que la fuerza de voluntad funciona como un músculo, hablamos de los factores que influyen en nuestra fuerza de voluntad, hablamos de lo que podemos hacer en esos momentos en que la necesitamos y también hablamos sobre cómo hacer para entrenarla.

De lo que hablamos hoy,

  • qué es lo más importante que te llevás de este tema

Deseo que puedas conectar con toda tu fuerza interna para que realmente se haga tu voluntad 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de las decisiones o del cumplimiento de tus compromisos, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o ingresá aquí y seleccioná el horario que mejor te resulte para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!