EL MANUAL DE INSTRUCCIONES | Sos Magia!

EL MANUAL DE INSTRUCCIONES

El manual de instrucciones

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Hace un tiempito hablamos sobre las expectativas sobre otros. Hoy quiero invitarte a profundizar sobre este tema, sobre el que tuve mucho feedback así que parece ser un tema de interés 

Te quiero compartir un concepto que es muy simple y que aprendí hace algunos años.

EL MANUAL DE INSTRUCCIONES

Cada una de nosotras tiene diferentes manuales de instrucciones que deben seguir las personas en nuestra vida

Son las indicaciones precisas de las cosas que esas personas deben o no deben hacer.

Te conté aquí que una de las cosas que yo esperaba de mis parejas, era que me protegieran (de una forma bastante exagerada). 

También esperaba que fueran personas fuertes y resilientes (más que yo), que no dudaran y fueran decididos. 

Esperaba que siempre fueran dulces y amorosos. 

Esperaba que cuidaran su aspecto (especialmente sus manos). 

Esperaba seducción.

Esperaba que me acompañaran en todo lo que me tocara atravesar en la vida. 

Esperaba que arreglaran lo que estaba roto en la casa. Que participaran activamente de las obligaciones en relación a los hijos si era el caso (mínimamente en la misma proporción en que yo lo hacía). 

También esperaba que fuera divertido y que me dieran tiempo y espacio para mis cosas. 

Esperaba que fueran grandes hombres en el mundo, que me hicieran sentir segura también a nivel material (esta era una expectativa que tardé muchos años en notar). 

Esperaba que me escucharan realmente, que fueran caballeros y muy bien educados. 

Que fueran excelentes amantes y que mantuvieran la llama siempre encendida. 

Que fueran coherentes, consistentes y confiables. 

Que tuvieran el mismo estilo de humor que yo. 

Que fueran honestos y no tuvieran secretos conmigo. 

Que fueran inteligentes, independientes, interesantes. Que tuvieran algo para enseñarme. 

Que estuvieran realmente comprometidos con nuestra relación y nuestra familia. Por supuesto, esperaba que amen a mi familia y a mis hijos si era el caso. 

Esta lista, no es algo que estoy inventando ahora. Es una lista real.

Todas nosotras tenemos listas de este estilo cuando nos tomamos el tiempo de pensar.

Estas cosas, son las que yo pensaba que necesitaba para sentirme feliz en pareja. Mis necesidades.

EL TEMA CON EL MANUAL DE INSTRUCCIONES

El gran tema con el manual de instrucciones, es que es altamente probable que las otras personas no lo sigan a la perfección.

Y cuando no cumplen con nuestro manual, hacemos una interpretación de por qué no lo hacen.

“No me está protegiendo como necesito porque en realidad no me quiere lo suficiente”

“No me está protegiendo como necesito porque en realidad no es lo suficientemente fuerte”

Lo que ocurre entonces es que nos decepcionamos, nos enojamos, nos entristecemos (por lo que nosotras mismas interpretamos).

Y como consecuencia, tratamos de manipular al otro de diferentes maneras (cada una tiene su repertorio propio de técnicas) para que sí cumpla con ese manual de instrucciones.

Yo lo hacía inconscientemente, peleando batallas intelectuales donde el otro terminaba siendo “el que hacía las cosas mal”. Como ellos de alguna manera compraban mis argumentos, se terminaban sintiendo culpables.

Yo no los hacía sentir culpables. Ellos pensaban que yo tenía razón y se generaban culpa (la regla vale también en este sentido).

No sé que es lo que esperás de tus relaciones pero para mí, esto no estaba bueno porque:

  • terminaban haciendo lo que yo quería por un tiempo pero luego volvían a fallar en el cumplimiento de mi manual (era inefectivo)
  • terminaban haciendo lo que yo quería por las razones incorrectas (por ejemplo, por culpa)

Una de mis maestras dice que:

  • hay asuntos que son del Universo o de Dios (según lo que creas) > que por supuesto no son tu responsabilidad ni están en tus manos. Estas son las cosas que suceden (el azar que hace que alguien gane la lotería y que otro tenga un accidente)
  • hay asuntos que son de los otros > lo que otro piensa, lo que otro siente, lo que otro hace, lo que el otro necesita. Estos son temas del otro. Son su responsabilidad y no están en nuestras manos.
  • hay asuntos que son nuestros > lo que nosotras pensamos, lo que nosotras sentimos, lo que nosotras hacemos, lo que nosotras necesitamos, lo que nosotras hacemos. Estos son temas nuestros. Son nuestra responsabilidad y están en nuestras manos.

2 IDEAS CLAVE

Ahora quiero contarte 2 cosas muy importantes que aprendí sobre esto y que te pueden resultar raras al principio (como a mí me pasó) pero te invito a que sigas leyendo.

* SÓLO YO ME PUEDO HACER SENTIR
* LO MÁS SANO PARECE SER QUE CADA UNO SE OCUPE DE SUS NECESIDADES

Veamos cada idea por separado 

SÓLO YO ME PUEDO HACER SENTIR

A nivel funcional, lo que sentimos, se genera a partir de lo que pensamos e interpretamos

Imaginate que veo que mi pareja no decide rápidamente, e interpreto eso como indecisión, siguiendo mi manual de que mi pareja debe ser decidido, seguramente no me sienta feliz. Personalmente, calculo que si sostuviera mi manual, me sentiría irritada.

Sin embargo, no es mi pareja la que me hace sentir irritada, soy yo que estoy interpretando que hay indecisión (cuando simplemente podría haber distracción) y también soy yo la que tiene un manual que dice que esta persona debería ser decidida. Cuando junto esas dos cosas y veo que lo que quiero no está ocurriendo, me siento irritada.

La otra persona en realidad no nos puede hacer sentir nada. Ni irritación, ni amor, ni felicidad, ni odio, ni vergüenza, ni miedo.

Somos nosotras que pensamos que “es un hombre que engaña” las que nos generamos inseguridad o miedo al pensar que lo va a volver a hacer.

Somos nosotras que nos decimos que “es un hombre increíble” las que nos permitimos sentir amor.

Parece retorcido pero quedate conmigo 

La prueba de que esto es así es muy simple: tengo una amiga que se llama Paula que es un amor de persona, siempre está para cualquiera que lo necesite, es divertida, ingeniosa, realmente conecta con las personas. Yo personalmente la adoro y aprendí muchísimas cosas hermosas de ella. 

Hace un tiempo, Paula me contó algo que me impresionó muchísimo: en una reunión de trabajo, una mujer le empezó a gritar y a tratarla horrible. 

Paula no nos hace sentir a todos de la misma manera.

Nosotros pensamos cosas diferentes de Paula y nos sentimos diferente en relación a ella.

Yo me genero amor por Paula. Esta mujer, se generó enojo.

Y Paula sigue siendo Paula. Ella simplemente es lo que es y hace lo que hace.

Es cierto que a veces hay consenso sobre lo que vemos en otros. Por ejemplo, mi amiga Rox (otra diosa de la amistad) también se genera amor por Paula. Seguramente piensa parecido a lo que pienso yo.

Y Paula sigue siendo mucho más de lo que todas nosotras pensamos de ella 

Esto es así en las pequeñas cosas de todos los días, y también en los grandes traumas de nuestra vida.

Cuando estudié descodificación, nos repetían una y otra vez “la manifestación de los síntomas, depende de cómo vivió la persona el conflicto”. Parece una obviedad pero en la práctica no lo es.

Todo tiene que ver con la forma en la que estamos interpretando (en milésimas de segundo) lo que el otro está haciendo.

El mismo evento, es vivido por distintas personas de manera diferente y según lo que pensemos, sentiremos.

Siguiendo esta idea, te quiero invitar a hacerte responsable de lo que sentís por otras personas. 

Sea lo mejor o lo peor, vos sos la que lo está generando, y esto es en realidad, una excelente noticia! 

LO MÁS SANO PARECE SER QUE CADA UNO SE OCUPE DE SUS NECESIDADES

Resulta ser que en los manuales de instrucciones que tenemos para las personas de nuestra vida, contienen comportamientos que creemos que las otras personas tienen que tener para que nos sintamos de una determinada manera (lo hablamos antes) y también para satisfacer nuestras necesidades.

En mi manual, le estoy pidiendo a mi pareja que satisfaga mi necesidad de sentirme protegida por ejemplo.

En mi experiencia personal y en mi experiencia de trabajo como coach y descodificadora, aprendí que lo más sano es que cada una de nosotras satisfaga sus necesidades profundas.

Soy yo la que tiene que generarse protección.

Puede pasar que para generármela, requiera en algún punto de otras personas y en ese caso, quiero contarte otro concepto super interesante que es el de la autodependencia.

La autodependencia significa que solo dependo de mí, para encontrar en todo caso, los socios indicados que me ayuden a satisfacer mis necesidades si es necesario, en este caso, a sentirme protegida.

Pero de cualquier manera, quiero recordarte que lo exterior puede ayudarme a sentirme protegida más fácilmente pero también, puedo sentirme protegida si pienso y realmente creo que estoy a salvo. Yo me hago sentir segura con lo que pienso.

Y hay algo importante que te quiero compartir: nadie en el mundo puede satisfacer tus necesidades profundas en la medida en la que vos podés hacerlo. La necesidad realmente se calma cuando sos vos la que la satisface.

Cuando podés ver con claridad tu manual de instrucciones, podés elegir soltarlo y conectar realmente con la otra persona.

Aunque te pueda costar más o menos, cuando realmente integrás esta idea de que sos vos la que te hace sentir, podés elegir cómo querés sentirte, no importa lo que esté pasando.

Cuando podés darte cuenta de que estás esperando que otros satisfagan tus necesidades profundas, podés elegir descubrir qué necesitás para satisfacer esas necesidades vos misma.

Espero que estas reflexiones te inspiren a preguntarte cuál es el manual de instrucciones que tenés para la gente más importante de tu vida, de qué forma te estás haciendo sentir a vos misma y en qué medida, sos vos la que satisface tus propias necesidades.

Qué pasaría si en tus relaciones, estuvieras abierta a ver quién es el otro realmente? Si estuvieras abierta a ver lo que hace, lo que le pasa…

Qué pasaría si en vez de estar con otros para te hagan sentir bien o satisfagan tus necesidades, te encontraras con otros para disfrutar de su compañía mientras vos te hacés sentir bien y satisfacés tus propias necesidades?

No podemos controlar a las otras personas, de verdad que no. Tal vez podemos influenciarlas por momentos, pero no controlarlas. 

Y el intento de controlarlas, termina siendo mucho más desgastante que el proceso de gestionar tus emociones y satisfacer tus propias necesidades.

Te invito a experimentarlo 

Hoy reflexionamos sobre las relaciones, sobre los manuales de instrucciones que tenemos para las personas que forman parte de nuestra vida y cómo en realidad esos manuales son fuente de frustración y decepción. También hablamos de que somos responsables de cómo nos sentimos y de satisfacer nuestras propias necesidades.

De lo que conversamos hoy,

  • qué te llevás?

Deseo que realmente puedas empezar a experimentar con la gestión de tus propias emociones y la satisfacción de tus propias necesidades porque es el camino más corto a la libertad y la autorealización 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de las expectativas que tenés sobre otros, el manual de instrucciones o la satisfacción de tus propias necesidades, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o ingresá aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!