DECIDITE! | Sos Magia!

DECIDITE!

Decidite!
La indecisión y la duda a veces nos quitan mucho tiempo y energía que podríamos estar invirtiendo en algo que realmente nos importa.

Hoy quiero hablarte sobre este tema y ofrecerte algunas estrategias que me resultaron efectivas a mí personalmente y a personas con las que trabajé a la hora de tomar decisiones. 

En el proceso de decisión, hay 3 momentos clave:

  • el antes > la instancia de identificación y evaluación de opciones
  • el durante > la decisión propiamente dicha
  • el después > el/los momento/s de honrar nuestra decisión

Hablemos un poco de estos momentos y de los diferentes desafíos que pueden aparecer en cada uno!

ANTES: IDENTIFICAMOS Y EVALUAMOS OPCIONES

Es parte del proceso de decisión pero no es la decisión en sí misma.

Una de las cosas que puede pasar en esta parte del proceso, es que te sientas abrumada o confundida porque no sabés qué opción tomar o como investigar qué opciones tenés de una manera efectiva.

En esta fase del proceso, te invito a definir qué es lo importante y cuáles son las opciones. Para eso, te pregunto:

  • qué es crucial que evalúes en cada opción?
  • qué factores son críticos?
  • cuáles no son tan significativos?
  • qué opciones conocés?
  • a quién le podés preguntar o cómo podés averiguar sobre opciones que no conocés?

Si te sentís cómoda y estás ante una decisión que requiere planilla comparativa, una posibilidad es ponderar cada factor que consideres a la hora de evaluar tus opciones. Esto quiere decir darle un “peso” diferente a los criterios más importantes.

Por ejemplo, si estás decidiendo alquilar un nuevo departamento,

  • tal vez sea crítico para vos el costo del alquiler > entonces le asignás un 3 en nivel de importancia a este criterio
  • te resulta un aspecto relativamente crítico la zona en la que está el departamento > entonces le asignás un 2 en nivel de importancia
  • no te resulta tan crítico si tiene cochera o no > entonces se le asignás un 1 en nivel de importancia a este criterio

En este modelo super simplificado de ponderación, la opción que suma más puntos sería la ganadora desde el punto de vista intelectual por lo menos.

Esta técnica te permite mantener el foco en los aspectos que te parecen más importantes en esta decisión que querés tomar. 

ANTES: SOLEMOS PERMANECER UN TIEMPO (MAYOR O MENOR) EN INDECISIÓN

Dudando cuál es la mejor opción.

Esta es una de las “complicaciones” más frecuentes en esta etapa. 

A veces armamos planillas comparando pros y contras de cada opción, y desde lo “matemático” hay una opción que es clara ganadora y sin embargo, sentimos dudas. No nos sentimos listas para decidir.

Este estado es bastante diferente al de estar decidida o determinada.

  • cómo te sentís cuando dudás y barajás opciones una y otra vez?
  • cómo se sienten esas dudas en tu cuerpo?
TUS EMOCIONES PUEDEN MANTENERTE EN INDECISIÓN

Estar en duda más de lo necesario es un síntoma que puede estar hablando de miedo

No quiero decir que hay un tiempo correcto para decidir, sino que en un punto, se vuelve molesto e incómodo no decidir. 

Si es tu caso, te invito a preguntarte:

  • de qué tenés miedo? qué puede pasar?
  • qué podés hacer para evitar que eso suceda?
  • qué sería lo bueno de que eso suceda?

Sentir miedo es normal y el miedo es en realidad una emoción muy valiosa.

Si ahora mismo podés identificar que sentís miedo,

  • para qué aparece el miedo ahora? qué te está diciendo este miedo?

Sin embargo, como sabemos que el miedo a veces funciona de forma desactualizada, te invito a que tomes la información que te ofrece y decidas de todas formas.

TUS IDEAS PUEDEN MANTENERTE EN INDECISIÓN

Solemos pensar en las decisiones en términos de “una buena decisión” y “una mala decisión”.

  • en esta situación puntual, qué sería una buena decisión?
  • y una mala?

Hoy quiero proponerte una manera diferente de verlo: no hay malas decisiones sino diferentes caminos. Y cada camino tiene sus aprendizajes, sus beneficios y sus consecuencias

Lo que hace que algo sea una “mala decisión” es que vos lo pienses así, así que te invitio a que no le pongas esa valoración a la decisión 

  • cómo te sentirías si realmente creyeras esto de que no hay una opción "correcta" al momento de tomar una decisión?
MECANISMOS BIOLÓGICOS PUEDEN MANTENERTE EN INDECISIÓN

Por último, puede ser que lo que te mantenga en la duda o en  indecisión, sea el hecho de que alguna de tus opciones te resulte incómoda y quiero comentarte algo sobre esto. 

Nuestro cerebro lucha fuertemente con cualquier cosa que nos represente un esfuerzo, salvo que haya una gran recompensa. Está diseñado para ahorrar la mayor cantidad de energía posible

  • si hay una opción que es claramente incómoda, cuál es el beneficio que te va a reportar tomar ese camino?

Hay dos ejercicios muy simples que te quiero invitar a hacer y que son más bien intuitivos.

Te propongo que pienses en cada una de las opciones que tenés y en cada una sientas tu cuerpo. 

Es posible que sientas miedo o nervios pero en general, hay opciones en las que sentimos que nos expandimos y nos hacemos grandes, y otras en las que nos comprimimos o nos hacemos chiquitas, y esto lo sentimos en el cuerpo.

Puede ser que en la opción en la que sentís que te expandís sientas miedo. Es bastante frecuente de hecho. “Hacernos grandes” en la vida, suele representar desafíos 

  • te invito a concentrarte en una opción por vez. Al pensar en esta opción, a pesar de tener miedo, tu cuerpo se expande o se comprime?
  • si el universo, un hada madrina o cualquier entidad del más allá en la que creas te asegurara que ambas opciones van a salir bien o como deseás, cuál elegirías?

Tu cuerpo sabe… Qué te dice?

Los científicos dicen, que tomamos la decisión emocional e intuitivamente. Que incluso las decisiones están tomadas unos instantes antes de que el cerebro racional se entere y desarrolle los argumentos necesarios.

Hay personas a las que se les han extirpado ciertas zonas “emocionales” del cerebro, que no son capaces de tomar decisiones.

Con esta técnica, estamos tomando un atajo y checkeando con nuestro cuerpo si ya hay una decisión tomada 

  • qué te dice tu intuición?

Aquí te podés descargar un ejercicio que puede complementar tu proceso de decisión.

Preguntas para tomar las mejores decisiones

DURANTE: TOMAMOS LA DECISIÓN EN UN INSTANTE

A veces escucho cosas como “me tomó un mes decidir de qué color iba a pintar mi living”, “estoy decidiendo si anotarme en ese curso”, “tardé un año y medio en decidir separarme”. Lo entiendo perfecto porque la última frase es mía 

Realmente es un instante. Pensalo. En algún momento, simplemente decidimos.

Te invito a que recuerdes el momento en el que tomaste una decisión. 

El momento en que te decidiste por una carrera, el momento en que elegiste estar con tu última pareja, el momento en que decidiste cortar una relación, el momento en que decidiste comprar algo importante… 

  • cómo te sentís cuando decidís?
  • cómo se siente en el cuerpo estar decidida?

Decidir te ahorra tiempo, te permite tomar acción, aprender de acuerdo a los resultados que obtenés y también incrementar tu confianza a partir de tu experiencia y de lo que aprendas.

  • cuáles son para vos las ventajas de salir de la indecisión y finalmente elegir una opción?

Una estrategia que puede resultarte útil, es darte una fecha límite para tomar la decisión.

  • qué necesitás para tomar esta decisión?
  • cuándo concretamente vas a tomar esa decisión que tenés pendiente?

Te dejo aquí 2 preguntas más para explorar algo interesante 

  • qué ganás si no decidís ahora?
  • cuál es el costo de no decidir ahora? qué te perdés si seguís dando vueltas?

Te quiero ofrecer un incentivo más para decidir: decidir frecuentemente, te hace mejor decisora

Los expertos dicen que como la mayoría de las cosas, esta también es una habilidad que se entrena. Aprendemos de las decisiones que tomamos para decidir cada vez mejor.

DESPUÉS: HONRAMOS (O NO) NUESTRA DECISIÓN

Una vez que tomamos la decisión, muchas veces nos pasa que no actuamos como decidimos actuar. Sí! El clásico de la dieta que arranca cada lunes es un ejemplo 

PUEDE SER QUE RECTIFIQUEMOS UNA Y OTRA VEZ NUESTRA DECISIÓN

Lo que hacemos muchas veces es tomar una decisión, vemos que algo no es como nos imaginamos, y volvemos para atrás porque nos asustamos o nos frustramos.

Si te pasó alguna vez, te invito a que recuerdes esa situación y te preguntes,

  • cómo te sentiste?
  • qué pensaste exactamente que hizo que rectifiques tu decisión?
  • cómo te resultó rectificar esa decisión?

En general, lo que pasa es que esto nos devuelve al estado de confusión y dudas pero no avanzamos efectivamente. 

Decidir y apoyarte, te permite crecer y aprender, y de esta forma incrementar la confianza en vos misma.

Mi sugerencia es que decidas y sostengas un tiempo esa decisión. Siempre podés volver a decidir algo distinto más adelante y decidir, te permite ahorrar tu precioso tiempo y tu valiosa energía

  • cómo podés asegurarte de que vas a apoyarte en la decisión que tomaste?
  • durante cuánto tiempo vas a sostener la decisión que tomaste antes de volver a considerar otras opciones?
ES POSIBLE QUE SIMPLEMENTE NO CUMPLAMOS NUESTRO COMPROMISO

Una vez que evaluaste tus opciones, decidiste y también decidiste sostener esa decisión sin volver a barajar opciones, algo que posiblemente suceda es que al momento de vivir esa decisión, no tengas ganas, te de fiaca o encuentres otras cosas importantes.

Por experiencia, mi sugerencia es que consideres que esto va a suceder y te prepares:

  • qué necesitás hacer para asegurarte que vas a actuar de acuerdo a esta decisión que tomaste?
  • qué vas a hacer si cuando te toque actuar de acuerdo a esta decisión no tenés ganas de hacerlo o aparece algo más importante?
  • cómo vas a recordarte la importancia de esta decisión que tomaste?
Si querés profundizar sobre este punto de no honrar tus compromisos, te invito a leer este artículo.

Hoy conversamos (un montón!) sobre las decisiones distinguiendo las ventajas de tomar decisiones, los momentos clave (el antes, el durante y el después) y los desafíos que aparecen en cada uno, como dificultad al evaluar opciones, la indecisión y la necesidad de honrar nuestras decisiones y compromisos. 

También conversamos sobre algunas estrategias para que puedas probar y te compartí un ejercicio que espero que te sea de utilidad y que por las dudas te vuelvo a ofrecer aquí! 

Preguntas para tomar las mejores decisiones

  • qué es lo que te llevas de este tema?
  • qué aprendiste sobre tu proceso de decisión?

Espero que estas preguntas e ideas te acompañen a tomar buenas decisiones 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de las decisiones o del cumplimiento de tus compromisos, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o enviarme un mensaje aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!