CÓMO ESTABLECER LÍMITES EFECTIVOS | Sos Magia!

CÓMO ESTABLECER LÍMITES EFECTIVOS

Cómo establecer límites efectivos

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

Ultimamente estuve trabajando con varias personas el tema de los límites así que hoy quiero invitarte a reflexionar sobre esto porque a muchas nos cuesta establecer límites.

CUÁNDO ES NECESARIO ESTABLECER UN LÍMITE?

Cuando de alguna manera “tu espacio personal” fue invadido. Es como la cerca alrededor de una casa

En PNL se habla de que todas tenemos diferentes distancias óptimas. 

La distancia óptima es el espacio al que preferimos que otros estén físicamente alrededor nuestro. 

Es distinto en las diferentes culturas y para las distintas personas. Algunas necesitamos más espacio que otras.

Sólo unos pocos elegidos suelen tener el privilegio de entrar en ese espacio tan íntimo.

Cuando alguien no respeta esa distancia y se acerca demasiado, nos sentimos incómodas e incluso invadidas. Algunas de nosotras nos inclinamos hacia atrás para tomar distancia de forma instintiva. Otras, permanecemos en la distancia incómoda para no incomodar al otro.

Esto es exactamente lo que ocurre con los límites. 

Cuando sucede algo que interfiere en nuestro espacio personal, algunas ponemos límites, otras refunfuñamos para adentro sin dejarle saber al otro que atravesó nuestra cerca.

CUÁL ES EL COSTO DE NO PONER LÍMITES?

Si nuestros límites son violados de forma constante y no hacemos nada al respecto, las que pagamos los costos somos nosotras.

Es muuuuuy frecuente que la otra persona ni siquiera sepa que está entrando en nuestro espacio personal, atravesando la cerca para ingresar a propiedad privada.

Es nuestra responsabilidad poner límites.

La falta de límites tiene un alto costo: el rencor y el resentimiento.

Vamos sumando enojo con cada límite que se traspasó y muy posiblemente algún día explotamos.

TENEMOS LA RESPONSABILIDAD NO LA CULPA

Aprendimos a poner límites de acuerdo a cómo vimos que lo hacían otros a quienes respetabamos principalmente cuando éramos chicas.

Cómo te ponían límites cuando eras chica?

En mi caso eran más que nada amenazas de castigos para que yo hiciera o dejara de hacer lo que los adultos querían.

Si mamá se volvía loca cuando te ponía límites (tal vez por desbordada), posiblemente hayas aprendido que para poner un límite hay que estar enojada por ejemplo.

Tal vez para vos era muy dolorosa la forma en la que te ponían límites y ahora lo tenés asociado a algo que no querés hacerle a nadie.

No nos enseñaron a poner límites de manera efectiva (y más adelante te voy a contar cómo es un límite efectivo). 

Y no nos enseñaron porque tampoco lo aprendieron, así que como siempre invoco a tu comprensión 

En definitiva, no tenemos la culpa de nuestra forma de poner límites porque cuando aprendimos lo que aprendimos, no teníamos otros recursos

Hoy sí tenemos la responsabilidad de aprender a establecer límites de forma efectiva porque somos adultas y tenemos otras posibilidades 

CÓMO SOLEMOS PONER LÍMITES?

La estructura semántica que solemos usar muchas de nosotras según aprendimos suele ser:

Si [LO QUE HACE LA PERSONA], entonces [AMENAZA DE CASTIGO]

“Si te portás mal, no hay helado”

Con la amenaza del castigo, estamos de alguna manera buscando que la persona (muchas veces nuestros hijos), cambie la forma en la que está actuando.

Otra posibilidad es:

Cuando [LO QUE HACE LA PERSONA], entonces [MANIPULACIÓN]

“Cuando me gritás, me estás tratando como si no te importara”

Solemos usar diferentes estilos si estamos poniendo límites a niños o a adultos. 

Cuanto menos fuertes nos sintamos a la hora de poner límites, más vamos a tender a la manipulación.

Y otra más:

[LO QUE HACE LA PERSONA] NO!

“No me grites!”

De estos ejemplos, este último es tal vez uno de los que más usamos cuando venimos acumulando.

En estos formatos, los límites no son efectivos muchas veces.

QUÉ SIGNIFICA PONER UN LÍMITE EXACTAMENTE?

Poner un límite en realidad no es una forma de manipular a otro para que actúe como nosotras queremos

Poner un límite es una forma de protegernos de algo que nos incomoda y no queremos.

Es un profundo acto de amor por nosotras mismas.

Entonces, cuando ponemos un límite efectivo, no le decimos a la otra persona qué es lo que tiene que hacer sino que decidimos qué es lo que vamos a hacer nosotras para protegernos de lo que la otra persona está haciendo.

La fórmula semántica de un límite efectivo es:

Si [LO QUE LA PERSONA HACE], entonces yo [LO QUE YO VOY A HACER PARA PROTEGERME].

“Si me seguís gritando te voy a cortar el teléfono”.

No podemos decirles que no lo pueden hacer. Podemos decirles lo que nosotros vamos a hacer si lo hacen

Más adelante te voy a compartir los pasos para poner un límite efectivo.

PODEMOS PONER LÍMITES DESDE LA CALMA

Para poner un límite efectivo, es ideal que NO estés enojada.

La mayoría de nosotras fuimos educadas para complacer y sólo nos permitimos la posibilidad de no complacer cuando ya la tensión es demasiado para nosotras.

Durante muchos años, necesité del enojo para permitirme poner límites.

No solo que no es necesario sino que es totalmente contraproducente.

No estás enojada porque el otro hace lo que hace, estás enojada porque vos no tenés límites, sólo que no lo sabías 

Mi sugerencia es que si estás enojada, siempre que sea posible primero trabajes tu enojo y después pongas el límite.

No necesitamos convencer al otro de nada.

No necesitamos decirle al otro que es horrible lo que hace, sólo que no funciona para nosotras.

El límite no es CONTRA el otro, sino A FAVOR nuestro y desde esta mirada, lo podemos hacer en calma.

PODEMOS PONER LÍMITES DESDE EL AMOR

Poner límites también es un acto de amor o amabilidad (si la relación no es tan cercana) por el otro y por la relación que compartimos.

Significa abrir nuestro corazón y mostrarles nuestra verdad en vez de simular que está todo bien cuando en realidad no es así.

Si la relación no permite tus límites, no es una relación sana.

Permitirte mostrarte tal cual sos, puede abrir la posibilidad de generar una relación más íntima y profunda incluso.

Esto me pasó con mi ex donde si bien la verdad es que no puse un límite de forma efectiva, sí abrí mi corazón y compartí lo que me pasaba y desde que lugar sentía que mis límites habían sido traspasados. Y sabés lo que pasó? Que él entendió y eso fue llevando a una relación mucho mejor y más profunda.

PASOS PARA establecer UN LÍMITE EFECTIVO

Primero quiero hacer una aclaración muy importante: si hay violencia física de por medio, es importante que tomes una acción contundente para protegerte. Estos pasos no son para situaciones violentas y en una situación violenta no es necesario que expliques lo que vas a hacer. Es necesario que lo hagas lo que necesitás para protegerte y que compartas con alguien lo que estás viviendo

Ahora mismo.

Los pasos que te voy a compartir ahora entonces, son para todas las situaciones donde no hay violencia en las que sentís que tenés que poner un límite.

Más allá de la fórmula semántica hay un marco para poner un límite de forma efectiva y ecológica que te quiero ofrecer:

1. REGISTRÁ TUS LÍMITES

El primer paso  es detectar si en la situación en la que sentís que tenés que poner un límite realmente se trata de que alguien invadió tu espacio.

Si es así, registrá de qué se trata específicamente.

A veces ni siquiera nosotras sabemos dónde están nuestros límites.

Históricamente las mujeres fuimos educadas para ignorarlos.

Muchas de nosotras sabemos que la violencia física es un límite para nosotras. Es algo que no debe suceder.

Pero fuera de los límites extremos, a veces no nos conocemos lo suficiente como para saber dónde está el borde de lo que está permitido.

Está permitido que te griten?

Está permitido que te puteen?

Está permitido que dispongan de tu tiempo?

Está permitido que te mientan?

Y hay límites mucho más sutiles que podríamos trazar…

Cuando alguien me llama sin avisar, salvo que sea algo realmente importante, está traspasando mis límites.

Cuando alguien me manda mensajes de audio eternos, está traspasando mis límites.

Pensarás que soy muy drástica pero para mí el tiempo es muy importante y nadie puede disponer de mi tiempo sin mi consentimiento porque trato de usarlo de una forma consciente.

2. HACÉ UN PEDIDO

Si es oportuno, porque hay situaciones en las que no es necesario o no corresponde, podés hacerle un pedido a la otra persona para que deje de hacer lo que hace en tu presencia

Aunque nos cueste reconocerlo, los otros son libres de hacer lo que quieran 

El pedido tiene que ser bien concreto y específico.

En este pedido, podés dar un contexto de para qué estás haciendo ese pedido.

Por ejemplo, yo podría dar contexto y pedir de esta manera:

“Yo valoro mucho mi tiempo y lo planifico con mucho cuidado e incluso tengo varias sesiones en el día; así que mientras estoy trabajando, no atiendo llamadas salvo que se trate de algo importante. Si querés que hablemos, te pido que me mandes un mensaje de whatsapp y coordinamos cuándo es el mejor momento para que hablemos”

Dando contexto le abrimos nuestro mundo a otra persona y es algo que favorece la conexión y la empatía, pero NO es imprescindible dar contexto si te parece que por el tipo de relación no es necesario.

Con hacer el pedido estás mostrando dónde está tu límite.

3. DEFINÍ LO QUE VAS A HACER VOS

Muchas veces con hacer el pedido es suficiente pero hay situaciones en la que es necesario poner el límite.

Qué es lo que estás dispuesta a hacer si la otra persona vuelve a traspasar tus límites?

Muchas veces no ponemos límites porque no queremos tener que hacernos cargo de hacer eso que dijimos que íbamos a hacer.

Es importante que aunque te incomode, sea algo que estés segura de que vas a hacer.

Mi mamá me decía “Dejá de hacer eso o te voy a matar”.

Claramente no me iba a matar y yo lo sabía.

4. DETECTÁ TU EMOCIONALIDAD 

Como hablamos antes, es importante que NO estés enojada.

Se puede vivir con total calma.

Confiá en mí! 

Obviamente puede haber situaciones en las que creas que es necesario poner el límite aunque estés enojada. 

Mi sugerencia es que siempre que puedas pongas límites desde la calma porque suele ser mucho más poderoso que hacerlo desde el enojo, en contra de lo que algunas piensan.

5. PONÉ EL LÍMITE

Cuando hables con la persona simplemente aplicá la fórmula semántica que vimos antes:

Si vos seguís  _______________________, entonces yo _______________________.

Si antes le diste contexto, podés aquí también mencionar esa conversación.

Yo podría decir algo como:

“La otra vez te expliqué que no tomo llamadas durante el día salvo que sean realmente importantes. Si me volvés a llamar durante mis horarios de trabajo, no voy a atender el teléfono”.

Puede ser más o menos picante dependiendo de tu estilo 

Lo importante es que esté claro lo que el otro hace y lo que vas a hacer vos si lo sigue haciendo.

También existe la posibilidad de que simplemente tomes acción y que no sea necesario que expliques lo que vas a hacer.

En nuestro ejemplo, yo simplemente podría dejar de atender el teléfono 

6. CUMPLÍ CON TU PALABRA

Esto es fundamental. 

Lo más importante!

Si vos misma no respetás tu límite, nadie más lo va a respetar y no solo eso: vas a perder credibilidad para esa persona.

No te va a creer.

Cumplir con tu palabra determina absolutamente la integridad del límite.

Es tu responsabilidad y lo único sobre lo que tenés control en realidad.


Siguiendo estos pasos:

  • estamos aceptando que no podemos controlar lo que la otra persona hace
  • le estamos dejando saber que este es nuestro límite y que es lo suficientemente importante como para tomar acción, y esto le da al otro la oportunidad de reconsiderar lo que está haciendo
  • estamos abiertas a la posibilidad (totalmente real) de que el otro puede no satisfacer nuestro pedido
  • le explicamos claramente cuál será la consecuencia de seguir haciendo lo que está haciendo. El que avisa no traiciona!

QUÉ PASA SI EL OTRO SE ENOJA?

Cada uno es responsable de sus emociones y se las genera a partir de lo que piensa. Hablamos más sobre esto aquí.

No podemos controlar lo que otros piensan.

Creemos que sí pero te juro que no.

Lo que podés hacer es ser clara, compartir contexto, explicar las razones del límite y por qué es importante para vos. Y también podés ser clara y específica en cuanto a lo que vas a hacer para protegerte.

A partir de ahí no está en tus manos.

Lo que el otro piensa y siente está realmente fuera de nuestras manos en realidad.

Si no ponemos el límite, somos nosotras las que se enojan.

Así como a veces nos tendremos que gestionar el enojo a partir de lo que el otro hace porque ese enojo es nuestro absolutamente, el otro se tendrá que gestionar lo que le pase a él con lo que nosotras decidimos hacer.

ATENTI CON LA MANIPULACIÓN!

La manipulación es una herramienta que las mujeres sabemos usar muy bien más por necesidad que por placer diría yo.

Lo que te sugiero es que estés atenta a que si lo que te molesta del otro tiene que ver con que querés que haga algo determinado, esa no es una situación para poner límites.

“Si no te quedás el fin de semana conmigo, no te doy más bola”

Esta es una cuestión más de manual de instrucciones o expectativas que de límites.

La amenaza busca manipular al otro para que haga lo que nosotras queremos. Estamos forzando al otro.

El límite tiene que ver con algo que la persona hace que invade mi espacio.

Si él no pasa el fin de semana conmigo, está haciendo algo que no me gusta pero no está interfiriendo conmigo. No está cruzando mis límites. 

LAS CLAVES DE UN LÍMITE EFECTIVO

Una de las claves entonces es que en vez de poner el foco en algo que no podemos controlar (lo que hace el otro), lo ponemos en lo que sí podemos controlar (lo que hacemos nosotras).

Y esto para mí significa empoderarnos. Tomar el poder que ya tenemos pero que a veces no tenemos claro cómo desplegar.

Otra cosa muy importante en un límite efectivo es ser capaces de hacer efectivamente lo que dijimos que íbamos a hacer porque no es una amenaza

Es un compromiso.

Con nosotras. 

Hoy hablamos de un tema super importante que es el de los límites. Vimos cuándo es necesario poner límites, de quién y cómo aprendimos a poner límites, qué significa poner un límite en realidad. Te compartí 2 ideas que a mí me parecen revolucionarias con respecto a los límites. Te compartí los 6 pasos para poner límites de forma efectiva (registrar cuales son esos límites, hacer un pedido, definir lo que vamos a hacer si la persona no cumple con nuestro pedido y sigue transgrediendo nuestro límite, registrar y gestionar nuestra emocionalidad si es necesario, poner el límite y cumplir con nuestra palabra). 

También hablamos de qué pasa si el otro se enoja cuando le ponemos un límite y cerramos con cuáles para mí son las claves de los límites efectivos. 

De todo esto que hablamos sobre los límites?

  • qué te llevás y te parece importante recordar?

Brindo para que puedas conectar con todo tu poder y puedas proteger tu espacio personal 

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de los límites, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o ingresá aquí y seleccioná el horario que mejor te resulte para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!