5 PASOS PARA DISOLVER EXPECTATIVAS | Sos Magia!

5 PASOS PARA DISOLVER EXPECTATIVAS

5 pasos para disolver expectativas

Aquí podés escuchar este artículo en formato de audio 

La semana pasada hablamos sobre las expectativas. Qué son y dónde las ponemos (en las situaciones/las cosas que ocurren, los otros o en nosotras mismas) y te compartí una pregunta para cerrar que me parece mágica.

Hoy, quiero invitarte a reflexionar un poco más y descubrir…

QUÉ PODEMOS HACER CON LAS EXPECTATIVAS?

Primero que nada, quiero decirte que es perfectamente normal tener expectativas. De hecho, nuestro cerebro está diseñado y muy entrenado para crear expectativas. Sobre todo. Todo el tiempo.

Sin embargo, como vimos la semana pasada, puede pasar que nuestras expectativas nos estén generando algún tipo de incomodidad (enojo, frustración, rencor, decepción, quejas o castigo hacia nosotras mismas).

En ese caso, quiero compartirte los 5 pasos para disolver una expectativa.

Son simples (que no quiere decir lo mismo que fáciles) 

Estos son los pasos:

  • identificar
  • evaluar
  • calcular
  • aceptar
  • transformar

Veamos cada uno!

1. IDENTIFICAR (las expectativas)

Te invito a que detectes donde tenés unas expectativas que te están complicando. 

Posiblemente se trate de una situación que quisieras que fuera diferente. Tal vez es una persona que quisieras que actúe de otra forma. Tal vez sos vos misma que quizá deberías hacerlo “mejor” o por lo menos de otra manera.

Una vez que sabés dónde está la incomodidad, es importante que identifiques cuál es la expectativa específicamente, que descubras cuál es este ideal que tenés de cómo las cosas debieran ser.

Como decíamos antes, muchas veces no vemos con claridad nuestras propias expectativas, como tampoco vemos con claridad aquellas creencias que las generan así que en este punto especialmente, es super interesante trabajar con otra persona, que bien puede ser un coach o un terapeuta (que está entrenado para detectar estas cuestiones) o también puede ser alguien de tu entorno que te pueda ayudar a encontrarlas.

El primer paso entonces es ver. Ser consciente.

2. EVALUAR (las chances que tienen de suceder)

El segundo paso en realidad se trata de entender cuán realistas son esas expectativas.

Al ver mi lista de las expectativas que tenía sobre mi pareja (te conté la semana pasada aquí), me sorprendí y me dí cuenta instantáneamente que era imposible para cualquier ser humano cumplir con todos esos requerimientos.

Si tus expectativas no tienen muchas chances de suceder, no son realistas, la que va a sufrir sos vos. Siempre.

3. CALCULAR (el costo de sostenerlas)

Un paso importante es darnos cuenta del efecto que tiene en nuestra vida sostener nuestras expectativas especialmente cuando no son realistas.

En mi caso, el costo fue principalmente la posibilidad de conectar con los hombres de mi vida, con mis hijos, con mis padres. También pagué altos costos por las expectativas que aún tengo sobre mí misma y en lo que sigo trabajando. Y por último, pagué con esfuerzos inútiles y frustración mis discusiones con la realidad en infinidad de situaciones.

Te invito a reflexionar cuál es el costo para vos de sostener tus expectativas y qué es lo que te estás perdiendo por estar enfocada en esas expectativas y no en la realidad, en las personas tal como son y en vos misma tal como sos.

4. ACEPTAR (lo que hay que aceptar)

Qué sentido tiene discutir con la realidad sabiendo que vamos a perder sólo el 100% de las veces? 

La realidad simplemente es.

Para qué seguir discutiendo con la realidad de que mi pareja no está haciendo algo que “debería hacer” según mis expectativas. El simplemente no lo hace y yo hago interpretaciones de por qué no lo hace, pero lo real, el hecho, es que no lo hace.

Puede parecerte una tarea titánica esto de aceptar lo que hay que aceptar, pero te juro que no lo es en realidad. 

Se trata de rendirte, de dejar de luchar y resistirte a lo que es diferente de lo que querés o esperás. Se trata de soltar y de empezar a ver lo que sí es.

Cuando estamos centradas en nuestras expectativas, es como si las expectativas fueran una figura entre nosotras y lo que no aceptamos, que nos bloquea la visión

No vemos al otro. No vemos la situación. No nos vemos a nosotras mismas. No de verdad

Sólo vemos nuestra expectativa, nuestro ideal.

En constelaciones hay un verbo que me encanta: “asentir”. Si bien asentir es un poco diferente de aceptar, hay un ejercicio que es super poderoso para ayudarte a aceptar algo que te cuesta aceptar.

Asentimos a una situación diciendo:

“sí a todo como fue”
“sí a todo como es”

Asentimos a otra persona diciendo:

“sí a todo lo que fuiste”
“sí a todo lo que sos”

Incluso te lo podés decir a vos misma 

“sí a todo lo que fui”
“sí a todo lo que soy”

Te invito a que lo practiques cuando sientas que hay algo que te cuesta aceptar. 

Estas frases operan a niveles muy profundos y a medida que las decimos, hay algo que se va calmando dentro nuestro.

5. TRANSFORMAR (las expectativas en algo diferente)

Si lograste aceptar realmente, lo más probable es que ya no tengas demasiadas expectativas. Podrás tener inclinaciones y deseos en su lugar, pero no expectativas. 

En algunos casos, se nos hace difícil aceptar, pero no te preocupes, aquí hay un plan B para vos! 

Como a nivel psíquico, no puede quedar un vacío, si queremos dejar de tener expectativas, tenemos que crear algo para reemplazarlas o aunque sea modificarlas levemente.

Hay 2 estrategias que te invito a probar si aceptar te está costando:

ESPERÁ LO INESPERADO

Esta estrategia es muy simple!

Para aplicarla, es necesario que hayas identificado cuáles son tus expectativas puntuales

Se trata de crear una expectativa de que no se cumpla tu expectativa. Realmente creer de que no se va a cumplir.

Saber que va a ocurrir todo lo contrario incluso!

Entonces por ejemplo, si espero que mi hija mañana esté tranquila todo el día y colabore conmigo portándose bien porque tengo mucho trabajo, voy a crear una nueva expectativa de que mi hija mañana justamente va a requerir mi atención todo el día y como me va a notar ocupada, es muy probable que esté caprichosa y fastidiosa.

No hablo de imaginar que esto puede pasar, sino de que esperes que pase. De que cuentes con eso.

Para qué usarías esta estrategia? 

Para que cuando tus expectativas originales no se cumplan, puedas estar más tranquila (no te va a sorprender) y puedas sentirte menos enojada/frustrada (o posiblemente nada enojada/frustrada).

Incluso, si das un paso más allá teniendo esta nueva expectativa, podrías crear un plan!

Te lo dije! Una ganga y muy fácil de implementar! 

CREÁ DESEO

Te quiero mostrar una distinción genial 

Cuál es la alternativa a las expectativas?

Los deseos!

Cuando tenemos un deseo, soñamos con que se haga realidad. Cuando tenemos una expectativa, damos por sentado que se tiene que cumplir.

Si el deseo no se hace realidad, tal vez, después de un tiempo sintamos algo de tristeza o tal vez cambiemos de sueño y no sintamos esa tristeza. Cuando no se cumple una expectativa, nos enojamos o nos resentimos (con otros), nos quejamos (de las situaciones) o nos castigamos (a nosotras mismas).

Si el deseo se hace realidad, nos llenamos de alegría y entusiasmo. Es un regalo. Si la expectativa se cumple, es lo mínimo que debería haber sucedido. 

La expectativa es de aplicación inmediata: si hoy mi pareja no hace determinada cosa, no cumplió mi expectativa.

El deseo, en general, nos da un marco de tiempo más amplio: si tenés el deseo de que tu pareja te entienda, podrá ir entendiéndote con el tiempo, en un proceso gradual.

Podés ver la diferencia?

Como diría una de mis profes, el deseo “garpa”! 

Menos costo y más beneficios!! 

Y si cambiamos expectativas por deseos?

Y si en vez de dar por sentado que tengo que ser capaz de lograr las 1000 cosas que tengo que hacer hoy, deseo llegar y me organizo de la forma que me parece mejor?

Y si en vez de dar por sentado que mi pareja tiene que entender lo que me pasa, deseo que lo sepa y hablo con él?

Y si en vez de asumir que no tendría que estar nerviosa porque hago presentaciones “todo el tiempo”, me permitiera estar nerviosa y deseara aprender de esto?

En la expectativa, por definición esperamos (pasivo). En el deseo, si bien podés tener una actitud pasiva, también podés tener una actitud activa. El deseo te invita a moverte.

Entonces te propongo pensar qué expectativas te gustaría transformar en deseos y qué posibilidades se abren para vos si lo hacés.

Siguiendo con el trabajo de la semana pasada sobre las expectativas, hoy vimos los 5 pasos para disolver expectativas: identificar, evaluar, calcular, aceptar y transformar (esta última con 2 estrategias que podés probar).

Espero que estos pasos te ayuden a soltar un poco esas expectativas que no son funcionales para vos.

De lo que conversamos hoy,

  • qué te llevás?

Hoy brindo porque logres soltar esas expectativas que querés soltar, y que puedas aceptar de corazón lo que es 

Si te interesa este tema, te invito a leer “Amar lo que es” de Byron Katie.

Si conocés a alguien a quien le pueda ser útil este artículo, te invito a compartírselo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hasta la próxima!

Si te interesa explorar el tema de las expectativas, la queja, el enojo o el autocastigo, te invito a escribirme a sesiones@sosmagia.com.ar o enviarme un mensaje aquí para coordinar una conversación de 30 minutos por teléfono o skype totalmente gratuita para que me cuentes un poco sobre vos y el punto en el que estás, y evaluemos la posibilidad de trabajar juntas.

SUSCRIBITE AQUÍ PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES SEMANALES CON HERRAMIENTAS Y RECURSOS EXCLUSIVOS!